Domingo, 21 de agosto de 2011

En tierras bajas
Herta Müller
Punto de Lectura. México D.F. Diciembre 2009.

 

A veces, queriendo hacer cosas buenas, se alcanzan malos resultados. Eso me pasó con este libro. Al iniciar 2011 me propuse leer veinticuatro libros este año, pensando que eso sería bueno, y me lancé a leer con rapidez. Como regalo de festividades del fin de año recibí, entre otras cosas, libros que empecé a leer vorazmente. Uno de ellos es el que comento ahora. Lo leí en pocos días y me pareció  cargado con demasiado pesimismo y sin un hilo conductor de la historia que supuse única. En mi mente lo comparaba, al ir leyéndolo, a “América” de Kafka, en su poca lógica interna o su nula continuidad narrativa. Y ese fue el mal resultado de leer el libro a la velocidad que lo hice. El juicio que iba formulando es evidente erróneo. La realidad es que no entendí el libro, no comprendí casi nada de él: pensé que era una novela y es un libro de cuentos. Al terminar la lectura decidí buscar datos sobre la autora, de la que no sabía nada. Fue entonces cuando descubrí que “En tierras bajas” es un libro de cuentos.

Leer con rapidez me ha traído problemas de poca o mala comprensión de lo que leo y no solo en este libro. Además de leer en adelante más despacio, disfrutando y comprendiendo mejor, me he propuesto releer algunos libros. En el caso del que comento, que lo leí por segunda vez. Sabiendo que son cuentos independientes lo comprendí mejor y reafirmé parte del juicio que hice la primera lectura: todos los cuentos están cargados de un enorme pesimismo o amargura. La autora cuenta las partes mas oscuras, deprimentes y negativas de la vida rural de Rumania. No creo que sean visiones erróneas, pero sí muy parciales. Seguramente la realidad que describe Herta en esos cuentos tiene esos aspectos tenebrosos, pero no solamente tiene eso, sin duda también tiene cosas bellas.

Es claro que nadie está obligado a contar toda la realidad, a parte que es imposible, y que cada escritor tiene la libertad de reflejar en sus escritos lo que quiera, pero yo, como lector, también tengo la libertad de leer o no lo que otros escriban y en el caso de Müller no deseo leer nada. La realidad es por ahora suficientemente oscura para que le añada amargura con lecturas tenebrosas. Por esa razón el último de los cuentos que estaba leyendo por segunda vez en “En tierras bajas” ya no lo terminé.

Reconozco que la forma en la escritura de Herta Müller es admirable. Si el fondo es descorazonador, la forma en impecable y el uso del lenguaje excelente. Una de las cosas que más me llamó la atención es la facilidad con que Herta elabora imágenes y metáforas bellamente dichas ... para describir realidades oprimentes, terroríficas, lo peor de lo que cotidianamente se contempla.


Publicado por el_trampero @ 9:03  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios