Viernes, 24 de abril de 2009

Publicado por mujermentirayel @ 17:14  | Ejercicios de ?l
Comentarios (1)  | Enviar
Domingo, 19 de abril de 2009

George Orwell

Editorial Época, México D.F., 2005

 

Tengo entendido que 1984 es unlibro clásico, tan famoso que se habla de realidades “orwellianas” debido aeste libro y a su pareja: “La rebelión en la granja”. Siempre he pensado queconviene leer autores y libros clásicos para al menos tener una opinión propiasobre ellos. Por eso empecé a leer 1984. Llegué a la página treinta y cinco detrescientos veintiséis que tiene la edición que comento. Decidí abandonar lalectura. Trataré de escribir las reflexiones que me han llevado a tomar esadecisión.

 

Creo que el libro impacta en lassociedades occidentales –europeas y americanas– porque en ellas hay mucha genteque cree en la omnipotencia, o casi, de las policías, de la represión y delespionaje interno. Aún donde todo el pueblo o gran arte de él odia a laspolicías, las sabe corruptas, ineficaces, irresponsables, el bombardeo de latelevisión y el cine gringo, inglés y francés –no conozco mucho sobre lo quedicen alemanes, italianos y otros– que pintan a los policías como héroes,eficaces y aun envidiables –James Bond, Sherlock Homes, Hercule Poirot y todoslos polis y/o detectives gringos de películas y series televisivas como Harryel Sucio y demás– dejan un sustrato que hace creer que efectivamente laspolicías son eficaces. Bueno, sí lo son, hasta cierto punto, para resguardar elsistema dominante y a los que están arriba en él, pero nunca son tan eficacescomo pinta Orwell, al menos al inicio, a los sistemas represivos y de control(policías y métodos propagandísticos) o como nos los han pintado las leyendassobre la KGB, la Gestapo, los SS, la CIA, el FBI, la policía política deGobernación, Scotland Yard y demás aparatos semejantes. Es claro que la Gestapoy los SS no pudieron evitar el pensamiento y la actividad libre y soberana dequienes ayudaron a salvar judíos y mucho menos pudieron controlar a laresistencia francesa. La KGB y demás aparatos de control en la época soviéticaestalinista tampoco mataron ni pudieron controlar todo el pensamiento libre delos pueblos de la URSS. No es que pretenda defender a ninguno de esos monstruosde la represión, el control y el crimen, pero no veo caso de que se magnifiquenhasta pintarlos como todopoderosos. Una policía del pensamiento nunca podráhacer lo que el capitalismo ha logrado por otras vías. Eso es lo que quieroresaltar: cuando por la fuerza se quiere controlar el pensamiento, mucho gentese rebela, se opone o inventa miles de ingeniosas salidas. El control, aunquese llame totalitario, está en esos casos muy lejos de ser total. En cambioEuropa y más notablemente  Estados Unidoshan logrado más control del pensamiento sin asustar con policías paravigilarlo; por el contrario, preconizando y aparentando libertad de pensamiento,pero con mucho más sutiles formas, han impuesto un pensamiento único yuniforme, aunque ni así han logrado suprimir los brotes de pensamientoindependiente y antagónico. Resulta pues, para mí, que 1984 es “el petate delmuerto” con el cual quieren asustarme y con en que solo logran, en todo caso,ocultar lo totalitario del sistema al que para nada toca Orwell. Aunque desdeluego algunos sí dan el salto y aplican lo narrado en 1984 como metáfora de lacultura “occidental”.


Publicado por mujermentirayel @ 21:11  | Ejercicios de ?l
Comentarios (3)  | Enviar
Mi?rcoles, 15 de abril de 2009

Emmanuel Levinas

Siglo XXI editores, 3ª edición, México D.F. 2001

1ª edición en francés 1972

 

¿Qué ando haciendo leyendo libros de filosofía? ¡Quién sabe! pero es bueno hacerlo de vez en cuando, aunque el libro se inscriba en el idealismo filosófico, en tanto yo he optado por la corriente materialista, sin que sea estudioso de la misma.

 

Es interesante y aleccionador leer el libro de un filósofo que intenta en serio y a profundidad encontrar el “sentido de la existencia” que él supone se halla fuera de la misma o es anterior a ella. Tal vez Levinas negará decir eso en su libro pero a mi me parece que el supuesto es muy claro. Los esfuerzos por encontrar ese sentido en el otro, como si uno existiera en sí mismo, solo y aislado, separado de la realidad y de la materia, son enormes y, según yo, infructuosos por que parten de un punto de vista equivocado. Puedo aplaudir los esfuerzos de Levinas, pero ellos me afianzan la conciencia de que la filosofía idealista no es capaz de dar sentido a la existencia sin recurrir a Dios o a un dios o ser previo y exterior a la materia, pero que recurrir a ello mete al pensamiento en un laberinto sin salida.

 

Por ahí Levinas dice busqué la cita y no la encontré que no es posible la existencia de los ateos. Sí, claro, es imposible ser ateo si se es idealista filosófico, pero creo que Levinas no ha estudiado al materialismo, que por ahí en las páginas 40 y 41 dibuja como un materialismo muy primitivo y parcial, reducido prácticamente a la economía. Por eso vuelvo a repetir: es bueno leer a los filósofos idealistas modernos, exitosos, afamados y representativos, así no se rechaza al idealismo por consigna o por “dogma” del materialismo, sino, entre otras razones, al corroborar su ineficacia para explicarse la realidad.


Publicado por mujermentirayel @ 19:39  | Ejercicios de ?l
Comentarios (1)  | Enviar
Martes, 14 de abril de 2009

José Saramago.

Punto de lectura, Madrid, segunda edición, junio 2001.

(Relectura)

La novela se escribió mientras en España y Portugal se discutía la entrada de ambos países a la Unión Europea. Pensando en ello podrá decirse que el libro es coyuntural, ya que apunta a una posible o deseable separación de ambos países del resto de Europa. Todos sabemos que la separación no se dio. En 1986, año de la publicación de la novela, España y Portugal decidieron entrar a la Unión Europea y fueron aceptados. A pesar de ello estoy seguro que aún en Europa el libro va mucho más allá de la coyuntura, independientemente del desenlace que ésta tuvo.

 

Narrar que una península se separa de un continente puede tener en América y más concretamente en México, mi patria, una lectura diferente a la de un europeo. Mientras en mi país nos preparamos para celebrar el bicentenario de la independencia (1810) y el centenario de la revolución mexicana (1910), en forma confusa y no explícita dos posturas yuxtapuestas se adivinan en la sociedad mexicana: algunos, herederos de los ideales del porfiriato – la modernización al estilo francés de fines del siglo XIX en favor de una capa privilegiada de la sociedad – cambian a Francia por Estados Unidos y ansían incorporarse a ese país más allá de como lo han hecho las naciones europeas. Muchos otros, la mayoría pauperizada, vemos hacia el sur y soñamos con una “América Latina”, una América Bolivariana unida, independiente y soberana, alejada del país más poderoso – todavía – del mundo, del que solamente nos separa una raya imaginaria que, como la trazada por un personaje de la novela de Saramago, queremos no solamente que no se borre, si no que se convierta en un abismo que nos aleje de la bestia devoradora que está al norte ¿Qué pasaría si, aunque fuera metafóricamente, la República Mexicana empezara un deslizamiento hacia el sur que ampliara día a día una grieta en la frontera norte?

 

Más allá de la metáfora de la separación de la península del continente, hay en el libro de Saramago una historia de relaciones personales entre los 5 protagonistas – seis, contando un perro, que es todo un personaje – que rezuma solidaridad, amistad y búsqueda de un objetivo común que dé sentido a la vida que, por otro lado, parece haber perdido todo asidero y navega a la deriva.


Publicado por mujermentirayel @ 9:52  | Ejercicios de ?l
Comentarios (2)  | Enviar