Mi?rcoles, 27 de junio de 2007
(Este es el cuento corregido y terminado)

?Bah!, ?c?mo me trae recuerdos esta foto de mi tatarabuelo! L?stima, yo no lo conoc?, pero debe haber sido bien ching?n. Seg?n mi abuela deber?a ser muy famoso por esta foto del tal Casasola, aunque no se reconozca bien. Pero la fama le val?a madres. Su orgullo estaba en otro lado. Cuando hace un a?o le ense?? al abuelo el cuadro que me encontr? en el ba?l de los tiliches y le pregunt? qui?nes eran las personas retratadas, me dijo:
- Es tu tatarabuelo y dos mujeres que qui?n sabe qui?nes eran. Pero recuerdo muy bien lo que el viejo me dijo de la foto, cuando all?, estando yo en la universidad, le pregunt? al respecto :"Yo iba oyendo lo que platicaban esas dos. No cre?an que fuera a estallar la huelga". Coment? no s? por qu?: "Pero abuelo, seg?n la foto t? tambi?n andabas de lagartijo". "No, muchacho, era el uniforme." Y aunque casi ten?a noventa a?os, a?adi? con una sonrisa maliciosa: "Yo era como tu amigo, el de la ruta que tomas para ir a la UNAM. Ese que me dices que lleva su cami?n todos los d?as para que se lo pinten. Al igual que ahora, aquello fue una fiesta. Viv?amos en el contraste, pero sent?amos la vida y la disfrut?bamos cuanto pod?amos. Recuerdo ese d?a, despu?s de la foto, al iniciar la huelga, nos burlamos de la gendarmer?a hasta que nos cansamos, como ustedes de los granaderos, y nos fuimos a dormir un rato para despu?s continuar las guardias en medio de una velada popular, tomando un caf? bien cargado y caliente y hasta comiendo uno que otro bu?uelo de los que hac?an nuestras abuelas."
- Esa pl?tica se me qued? muy grabada -a?adi? mi abuelo.- Todav?a imagino al viejo, rechoncho, azuzando a los gendarmes y oblig?ndolos a las rabietas en medio del jolgorio popular, mientras sus dos ?nicas pasajeras de aquel d?a hu?an espantadas a sus elegantes casas de la colonia Roma. Del mismo modo, recuerdo lo que gozamos aquellos d?as en que yo era estudiante, ya viej?n y con hijos, y lo pleno de vida que me sent? junto a mis camaradas de diez y ocho o veinte a?os, pintando en los camiones las frases chuscas que se le ocurr?an al Pancho constantemente, o a cualquiera. Cierto, luego vinieron las derrotas, tanto en tiempo de mi abuelo como en el sesenta y ocho. Pero habemos muchos que seguimos alertas y pasando la tradici?n de las luchas populares. Y mira si no, en medio de la prohibici?n de tus padres y de su miedo, sales entusiasmado a tus diez y siete a?os a defender a los pobladores de Atenco, con una foto vieja en tu mochila. Ya no hay tranv?as, tampoco pintas en los camiones, pero todav?a hay quien vive al calor de las luchas callejeras.
Despu?s de aquella pl?tica con el abuelo, sal? con mis amigos de la prepa rumbo a Texcoco. Nos indignaba que hubieran golpeado a los pobladores de Atenco en aquella forma, pero a m? me preocupaba m?s ir sentado en el cami?n junto a Lucero. Dice al abuelo que como ese primer enamoramiento ya no hay otro ?Qu? me hubiera pasado si no me voy con ella? Nos quedamos haci?ndonos arrumacos en una esquina y eso nos salv? de la golpiza, pero no de que este a?o me cambiara la vida, igual que le cambi? al tatarabuelo despu?s de aquella foto que le tom? Casasola; igual que le cambi? al abuelo tras de andar pintando camiones en el sesenta y ocho. Igual que le pasar? a mi nieto despu?s de no s? qu?.
?Ser? cierto, como dice mi pap?, que esas luchas populares s?lo sirven para hacer y deshacer parejas? Cuando la huelga del 28, el tatarabuelo estaba ya casado, y con hijos. En el 68 mi pap? ten?a cinco a?os y ?l nunca ha estado en una lucha popular. Yo quiero mucho a Lucero, pero ?qui?n sabr? si me voy a casar con ella?
Ahora voy rumbo a Oaxaca. El padre de Lucero est? desaparecido ?Qu? podr? hacer yo con tan s?lo diez y ocho a?os? Lucero podr? consolar a su mam? y apoyarla como ya lo est? haciendo ?Yo qu? har?? ?Al menos verla!
Me cost? trabaja sacar el permiso de mis padres, y m?s el dinero, para este viaje seg?n eso "de vacaciones". Si no es por el abuelo nom?s no l'hago. Voy a lo desconocido, y con miedo, pero el fantasma de aquel tranviario, con apariencia tan inocente en la foto que me traje en mi mochila, me anima a seguir viajando al encuentro de Lucero y de no se qu? m?s, en lugar de quedarme aplatanado frente a la televisi?n.

Publicado por mujermentirayel @ 17:21  | Ejercicios de ?l
Comentarios (1)  | Enviar
Martes, 26 de junio de 2007
Ejercicio: Una fotograf?a tomada por Casasola en 1928, donde se ve a dos mujeres -madre e hija probablemente, por las edades aparentes- solas, viajando en un tranv?a conducido por un operador regordete muy bien uniformado, de pie ante los controles, un paso delante de las dos mujeres. Tomando como arranque la fotograf?a hay que empezar un cuento -cuento, no simple minificci?n- que no termine, para que los lectores opinen sobre ?l y marquen a los concursantes nuevas rutas para el escrito. Posteriormente, antes del mi?rcoles 27 de junio a las seis de la tarde, los concursantes deber?n subir al blog el cuento terminado, tomando de sus lectores las consideraciones que crean pertinentes.


- Todav?a recuerdo lo que platicaban esta dos. No cre?an que fuera a estallar la huelga.
- Pero abuelo, te ves muy elegante
- No, muchacho, era el uniforme. Yo era como tu amigo, el de la ruta que tomas diario para ir a tu escuela. Ese que me dices que lleva su cami?n todos los d?as para que se lo pinten. Al igual que ahora, aquello fue una fiesta. Viv?amos en el contraste, pero sent?amos la vida y la disfrut?bamos cuanto pod?amos. Recuerdo ese d?a, despu?s de la foto, al iniciar la huelega, nos burlamos de la gendarmer?a hasta que nos cansamos y nos fuimos dormir un rato para despu?s continuar las guardias en medio de una fiesta popular, sazonada con caf? bien calientito y hasta con uno que otro bu?uelo de los que hac?an las abuelitas.
Esa pl?tica se me qued? muy grabada. Todav?a imagino al abuelo, rechoncho, azuzando a los gendarmes y oblig?ndolos a las rabietas en medio del jolgorio popular, mientras sus dos ?nicas pasajeras de aquel d?a hu?an espantadas a sus elegantes casas de la colonia Roma. Pero tambi?n recuerdo lo que gozamos y lo pleno de vida que nos sentimos, pintando en los camiones las frases chuscas que se le ocurr?an al Pancho constantemente.
Cierto, luego vinieron las derrotas, tanto en tiempo del abuelo como en el sesenta y ocho. Pero habemos muchos que seguimos alertas y pasando la tradici?n de las luchas populares. Y mira si no, en medio de la prohibici?n de tus padres y de su miedo, sales entusiasmado a tus diez y siete a?os a defender a los pobladores de Atenco. Ya no hay tranv?as, tampoco pintas en los camiones, pero todav?a hay quien vive al calor de las luchas callejeras.
Hace un a?o, despu?s de aquella pl?tica con el abuelo, sal? con mis amigos de la prepa rumbo a Texcoco. Nos indignaba que hubieran golpeado a los pobladores de Atenco en aquella forma, pero a m? me preocupaba m?s ir sentado en el cami?n junto a Lucero. Dice al abuelo que como ese primer enamoramiento ya no hay otro ?Qu? me hubiera pasado si no me voy con ella? Nos quedamos acurrucados en una esquina y eso nos salv? de la golpiza, pero no de que este a?o nos cambiara la vida, igual que le cambi? al tatarabuelo despu?s de aquella foto que le tom? Casasola; igual que le cambi? al abuelo tras de andar pintando camiones en el sesenta y ocho; igual que le pasar? a mi nieto despu?s de no s? qu?.
?Ser? cierto, como dice mi pap?, que esas luchas populares s?lo sirven para hacer y deshacer parejas? ?De qu? se queja, si conoci? a mam? en una de esas? Caramba, hay mucho que contar ?Podr? dejar algo interesante a los hijos de mis hijos?

Publicado por mujermentirayel @ 7:07  | Ejercicios de ?l
Comentarios (3)  | Enviar
Viernes, 22 de junio de 2007
Un legionario romano destacado en Judea poco despu?s del a?o 30 d. C. vigila el camino que conecta a la villa de Gadara con su cementerio. Un d?a presencia un exorcismo efectuado por un joven rabino errante. La versi?n m?s compleja de esa historia viene en el Evangelio de Marcos (Mr 5: 1-20). Describe, desde el punto de vista del legionario, al endemoniado de Gadara y su curaci?n en un m?ximo de 1, 000 caracteres incluyendo espacios.

- He, he, he - la risa alegre de Tarquio salt? en medio del estruendo de cientos de puercos que corr?an enloquecidos hacia un lago y se precipitaban en ?l.
- ?De qu? se r?e, centuri?n? Lo que pasa es una tragedia. Vea la p?rdida de los due?os.
- ?No importa!, los due?os no son romanos y lo que hacen el loco y el joven que lo sigue no tiene nada que ver con nosotros.
- Pero hay que detener al loco que azuza a los animales por culpa del rabino que lo sigue.
- Tranquilo, legionario, el que persigue al loco no es rabino, aunque tambi?n debe estar loco. O por ser jud?o no quiere a los puercos. Pero qui?n sabe qu? gritan los dos, con los chillidos de los animales no se les entiende nada.
- Oiga, centuri?n, detenga a esos dos. Est?n matando a mis dos mil puercos ?Qui?n me los va a pagar?
- No exagere. Eran muchos puercos, pero no llegaban ni a quinientos. Adem?s poner orden en eso no nos toca a los romanos. Vaya y pida ayuda a sus autoridades. Y no me est? molestando, que ya es hora de mi comida.

Publicado por mujermentirayel @ 6:02  | Ejercicios de ?l
Comentarios (1)  | Enviar
Mi?rcoles, 20 de junio de 2007
Este ejercicio consiste en imaginar a un mismo personaje (puedes imaginarlo como desees) en tres momentos de su vida, muy separados entre s?. Por ejemplo, en su infancia, a los treinta a?os y a los setenta. Luego se debe imaginar la opini?n que tendr?a el personaje, en cada uno de esos tres momentos, sobre un mismo asunto, y escribir las tres opiniones en otros tantos parlamentos, de hasta 200 caracteres incluyendo espacios cada uno. Las opiniones, desde luego, deben ser diferentes entre s?, y los parlamentos deben sonar acordes con el desarrollo, el pensamiento y la edad de quien habla en cada uno de ellos.


- C?rrale a su casa, pinche chamaco, antes de que lo maten con tanta bala.
- Cabrones, mataron a mi tata y ?quiere que me vaya pa' mi casa? ?Lo que llaman la bola no sirve pa' nada! Bola de asesinos.
***

- Coronel, ?el candidato va a ser don Manuel!
- Le dec?a, capit?n, ahora s? la revoluci?n nos har? justicia. Mi padre muri? como h?roe cuando yo ten?a trece a?os ?Me cost? mucho llegar a d?nde estoy!
***

"Chingada madre, esos chamacos revoltosos no saben que la revoluci?n ya dio lo que pod?a. Son universitarios ?M?tanse a sus salones en vez de andarle gritando mentadas al presidente!"

Publicado por mujermentirayel @ 6:22  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 18 de junio de 2007
"X" toma por equivocaci?n una maleta igual a la suya, y cuando la abre se da cuenta por su contenido de que pertenece a alguien m?s. A trav?s del examen de la ropa y los dem?s objetos ante su vista, "X" trata de descubrir las caracter?sticas de esa otra persona, a la que desconoce. La maleta no tiene etiqueta que la identifique.

Elabora una narraci?n (puede comenzar en el momento en que "X" abre la maleta) donde "X" observe y dilucide qui?n es el due?o de dicha maleta. Extensi?n: 1000 caracteres incluyendo espacios.


El equipaje de mi vida fue de pronto cambiado por otro, guardado en un ba?l diferente.
En medio de una fiebre de cuarenta grados, empec? a examinar el contenido de la valija. La abr? y rod? un costal lleno de cocos arrastrando la estola de Leticia Nazareno; enredado en el gancho de Sietesoles aparecieron las cuerdas del clavicordio de Domenico Scarlta; los rayos en la bolsa de una santa cegaron a mafiosos, pol?ticos y polic?as; el bast?n de un tal Esteban Trueba removi? las plumas de un se?or muy viejo mientras los lentes oscuros de una mujer que se qued? ciega fueron recogidos por un enano que cuidaba a una anciana de coraz?n de hielo. En confuso desfile aparecieron postales firmadas con margaritas, carretas con papeles cre?das tesoros nacionales, fotograf?as de Patricio Aragon?s como Padre de la Patria, la piel de un perro llamado Barrab?s y un sinf?n de curiosidades cuya lista no cabr?a en mil golpes de teclado.
El alucinado due?o del ba?l no puede ser otro que un fan?tico que no sabe leer y sin embargo quiere aprender a escribir.

Publicado por mujermentirayel @ 7:05  | Ejercicios de ?l
Comentarios (1)  | Enviar
Viernes, 15 de junio de 2007
El pasado mes de abril, Keith Richards declar? a la prensa sensacionalista brit?nica que la sustancia m?s extra?a que hab?a inhalado en su vida eran las cenizas de su padre. Imagina este cambio en la historia: el que inhala las cenizas de su padre no es el guitarrista de los Rolling Stones, sino un aborigen australiano - yo investigar?a sobre el tema - y delinea su experiencia interior en un p?rrafo de 1000 caracteres incluyendo espacios.

El ingl?s, desde un escal?n supuestamente superior, pregunt? al viejo, originario de los desiertos australianos:
- ?Ustedes saben lo que es un padre?
El aborigen sonri? como la Monalisa - sin saber que existiera - y pens? algo as?: "Este cabr?n, pendejo, ?sabr? con certeza si el que supone su padre lo es realmente?" pero contest? "s?".
- ?Qu? hacen cuando se muere?- dijo el ingl?s.
El australiano se qued? contemplando su desierto. Entrecerr? los ojos, recompuso su cara de piedra, pero tras dos segundos de tristeza sonri? casi imperceptiblemente. Su cerebro, en su idioma y acorde a su cultura, produjo un pensamiento parecido a ?ste: " Pues depende, g?ey, si trat? bien al hijo, si lo trat? mal o simplemente si ni siquiera lo trat?. Aunque de lejos parezca que todos hacemos lo mismo."
Despu?s tom? maquinalmente un poco de tierra del desierto, se toc? la nariz porque ten?a comez?n y sorbi? los mocos que siempre le hab?an molestado cuando escurr?an por su bigote, ahora canoso y ensortijado.

Publicado por mujermentirayel @ 6:23  | Ejercicios de ?l
Comentarios (1)  | Enviar
Jueves, 14 de junio de 2007
Tema libre. Al menos una vez un personaje desea algo, uno fracasa en algo, uno triunfa en algo, uno enferma o muere, uno recibe un mensaje. Lo que sucede puede pasarle al mismo o a varios indistintamente. Nadie dice una palabra. 1500 caracteres m?ximo.

* Un sal?n de la nobleza espa?ola. Principios del siglo XVII. Una hermosa noble de mediana edad y su dama de compa??a. Est?n en una fiesta (se ven nobles bailando o se oye la m?sica). La dama entrega dos billetes a la se?ora que duda entre ambos. Finalmente, apart?ndose, responde por escrito a las dos notas y env?a a su dama a entregar los avisos.

* La se?ora pasea por una alameda. Se acercan dos j?venes cortesanos. Ambos quieren abordar a la se?ora; se atraviesan, se estorban, se empujan. Finalmente se golpean, se retan y acuerdan un duelo. Consiguen padrinos y se baten a espada. Uno muere, el otro queda mutilado (pierde una mano o una oreja o un dedo al menos)

* La se?ora pasea por la alameda. Por el estado de la misma se ve que han pasado al menos seis meses. El joven mutilado aparece por el lado contrario al que ocupa la se?ora y se acerca lentamente, con clara intensi?n de abordarla, pero en forma disimulada. Observa que la se?ora llama vivamente a un joven y le da un billete. El mutilado se detiene, en tanto el agraciado con los requerimientos femeninos regresa tras leer el papel sonriendo con amplitud y se aleja dando el brazo a la se?ora (o subi?ndose en un carruaje, si los productores tienen recursos y gusto para tales adornos)

Publicado por mujermentirayel @ 6:55  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 13 de junio de 2007
Desde la ventana del piso veinte de un hospital, se aprecia la vista de la ciudad enorme. Sus l?mites se pierden en la distancia. Esta ciudad enorme, al rev?s que la vida, parece no tener l?mites. El dia est? nublado o acaso s?lo es la contaminaci?n habitual. Un hombre, solo, frente a la ventana. Veinte pisos abajo, se adivina la gente respirando. Respirando sin saber por cu?nto tiempo m?s.

Publicado por mujermentirayel @ 20:41
Comentarios (3)  | Enviar
Nac? en un hospital en cuyas salas de espera hab?a hombres presos (grilletes en sus tobillos), mujeres heridas a cuchilladas, padres que donaban sangre. Seguro las enfermeras escuchaban a Jos? Alfredo en la radio.
A los dos a?os, cuando me salieron los dientes y empec? a hablar, tambi?n me romp? una clav?cula, aguant? las l?grimas del primer dia de clases y odi? la escuela porque me ped?an estar quieta y con los brazos cruzados.
Cuando tenia seis a?os, descubr? los secretos de las palabras. Recuerdo a detalle cuando unas letras se movieron, hicieron una danza, se ordenaron y fueron llenas de sentido. Gato, me dijeron.
El dia de mi menarquia, en casa hubo pasteles. Mis hermanos preguntaron porqu?. Mis padres nunca me dieron la charla informativa sobre el particular; prefirieron que los escritores del boom me pusieran al tanto. Les sali? bien.
A los diecis?is me enamor?, nunca otra vez como entonces. Poco despu?s sal? a salvar el mundo. Aprend? que Superm?n est? muy bien para los c?mics. Tambi?n aprend? a qu? huele la ropa tras muchas horas en una cocina de pueblo, a qu? sabe el queso de cabra fresco y la leche tibia con canela.
En los ?ltimos a?os me fugu? de una universidad, volv? a casa de mis padres, tom? unas tres o cuatro decisiones, viaje siete horas diarias durante un a?o y medio, viv? en una casa de nueve mujeres, escrib?, bail?, am? a desconocidos, conoc? la belleza g?lida de Par?s. Mi vida podr?a ser cualquier otra, pero es ?sta, como ?stos son mis mil quinientos golpes.

(Al estilo de los comentarios o pretendidas sinopsis en cuarta de forros de muchos libros modernos)

Un cu?ado de don Lupe ve c?mo y qui?n lo mata. El ni?o, de doce a?os, iba a visitar a su hermana el d?a de tal acontecimiento. Le da tanto miedo que regresa a su rancho y no cuenta nada . Tiempo despu?s se entera que Juvencio tambi?n mat? a su hermana y oye a un testigo narrar c?mo lo hizo. Para vengar las muertes se hace soldado y llega a ser sargento. Es el sargento que no quiere saber nada del preso, seg?n dice Justino. Antes de que el coronel hable con Juvencio, el sargento, en un mon?logo interior, recuerda la muerte de don Lupe y de la hermana. Ah? se sabe qui?n involucr? al coronel.

Publicado por mujermentirayel @ 0:35  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar
Escribir la sinopsis de un posible agregado al cuento "Diles que no me maten" de Juan Rulfo: se har? el resumen de lo que se tratar?a en ?l, incluyendo de qui?n ser?a el punto de vista en esa nueva parte de la historia. La extensi?n de la sinopsis puede ser de hasta 600 caracteres incluyendo espacios.

Publicado por mujermentirayel @ 0:29  | Reglas del juego
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 12 de junio de 2007
Virtual es este blog en el que escribo
Cual loco que en el aire se apoyara
Sabiendo que si acaso galopara
Cabalgo en internet sin un estribo.

Ya sé que se produce sin recibo,
La página que subo ¿quién la ampara?
Si se pierde en la red no se repara
Y no se guarda más en un archivo

Escribo pues en este gran desierto
Entre las brumas de las ondas frías
Ante un futuro de lo más incierto

Pero sin olvidar las fantasías,
Con una pluma y un pensar abierto
Para mostrar así mis jerarquías

Publicado por mujermentirayel @ 20:26  | Ejercicios de ?l
Comentarios (1)  | Enviar
Despu?s de leer nueve entradas sobre el mismo cuadro decid? hacer trampa nuevamente. Termin? mi primer intento de minificci?n, que deb?a haber sido el ?nico que publicara. Desde luego, si estuviera realmente en el concurso la oportunidad de publicar este segundo intento no hubiera existido.

Me la encontr? en el cuaderno de mi hijo. En el que tom? sin decirle nada, para ir anotando lo que haga falta en este viaje a ning?n lado. En la foto se ve que los retratados son de dinero y la casa est? bonita, me imagino que como todas las de Nueva York, seg?n dice abajo, aunque no sea moderna. Pero se ve claro que las dos gentes del retrato son las que est?n presas y no yo aunque haya sido yo el que mat? a ese cabr?n.
Est?n bien vestidos, pero metidos cada uno dentro de su cuerpo. Ni se ven uno a otro. No hay por d?nde salir, y si hay la puerta est? cerrada. Est?n solos y apa?ados. Veo la foto mientras descanso y me doy cuenta que por eso no me voy al otro lado, porque yo, aunque est? solo y no tenga nada, sentado bajo este ?rbol veo el mundo hasta donde me alcanzan los ojos. Aquellas nubes del fondo deben estar sobre el mar. Todo es verde, como algunos dicen que es la esperanza. Como la esperanza que tengo que no me encuentren en estas tierras huastecas, que hacia adelante llegan el mar y hacia atr?s suben al desierto de Matehuala donde nac? y mat? al mancorneador de mi mujer. Y si no la mat? a ella tan s?lo fue por los dos g?erquillos. Ellos no tienen la culpa.

Publicado por mujermentirayel @ 10:47  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar
"Debo estar loco. M?s de cuatro horas viendo el mismo peri?dico. Alcanzar? mi realizaci?n personal s?lo si duplico mis ingresos. Mi actual ocupaci?n como corredor de bolsa ya no da para m?s ?Qu? busco en este papel? Todo lo relativo a la bolsa lo he visto m?s de diez veces. Ya no leo. No s? por qu? vuelvo y vuelvo a las mismas hojas. Las noticias no tienen importancia ?Esa nota de piano que resuena en mis o?dos, la misma, la misma, siempre la misma! ?Es m?s recurrente que mi obsesi?n por las acciones, que a esta hora ya no valen lo mismo, ni se mueven igual! ?Por qu? Emily no deja de aporrear r?tmica e ininterrumpidamente la misma tecla?"
"Estoy presa en este cuarto. ?Para que quiero el piano? ?A qu? hora se me ocurri? casarme con Patrick? Debe estar loco. Yo tambi?n ?De qu? me sirve ser bonita? Si, si, si, si, s?lo si. Aunque diga si, la nota suena falsa. Patrick no deja de darle vueltas al peri?dico. No creo que est? leyendo nada. Gana bien, me viste bien. Si, si, si. S?, ma?ana le acepto a Natalie probar alguna de sus drogas, al menos la mariguana. Quien quite y no me aburra tanto."
Los universos separados as? son, aunque est?n presos en el mismo espacio.

Publicado por mujermentirayel @ 5:20  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 08 de junio de 2007
Ya que el jurado de Caza de Letras parece que se ha tomado un merecido descanso y ha dejado a los concursantes hacer lo propio, este pirata har? trampa y repetir? el ejercicio 7, sobre la confusi?n chejoviana.

Te lanzan una bola de papel. Alguien te est? pidiendo que le soples. ?Qu? tal si el profe te descubre! Pero si no colaboras te ir? muy mal.
Cuando el maestro no te ve recoges el papel y deshaces la bola procurando no hacer ruido ?Qu? susto! La hoja dice: "Pinche gay de esta no te salbas Te espero a la salida en la tienda de donPepe. si no yegas ma?ana te cojemos en la parada del cami?n".
Las ecuaciones del examen se borran ante tus ojos. Por primera vez vas a reprobar matem?ticas. Entregas las hojas casi en blanco. En las otras materias no tomas apuntes, ni sabes de qu? tratan. Durante el recreo te quedas sentado en un rinc?n. Conforme se acerca la hora de la salida tu angustia crece al infinito. No lloras porque en segundo de secundaria es mortal hacerlo frente a todos.
Sales de la escuela como aut?mata. Las dos cuadras hasta la tienda de don Pepe te parecen largu?simas. Doblas la esquina y te topas con el bruto de Jaime con la boca sangrando. Roy, el Chulis, le gan? pronto.

Publicado por mujermentirayel @ 9:25  | Ejercicios de ?l
Comentarios (1)  | Enviar
El ejercicio no cumple todav?a con lo solicitado, pero al menos se modifica para hacerlo un poco m?s cre?ble.

-No, no, Plutarco ?C?mo vas a poner "mate al general M?jica"? Disimula.
-A ver, Gomitos, escriba que desaparezca a M?jica.
-Tampoco, Plutarco. Que ponga simplemente "mata al preso".
-Est? bien, ?lvaro, que sea como se dijo.
-Por fin, ?qu? pongo en el telegrama, se?or presidente?
-Ponga usted que desaparezca a M?jica.
-No, que mate al preso, para que quede bien claro.
-?A qui?n le hago caso, se?or presidente?
-Al se?or secretario de guerra.
-Ande Gomitos, escriba como dijo don Alvaro. Y ap?rese porque si no L?zaro nos trae a ese rebelde hasta ac?.
El ingeniero Ra?l G?mez, nieto de don Pepe G?mez, aseguraba que ?ste as? contaba el episodio, a?adiendo que el telegrama que ?l redact? dec?a: "desaparezca al preso". L?zaro C?rdenas recibi? el mensaje y dej? escapar a su maestro y amigo, que efectivamente desapareci? por alg?n tiempo. Don Pepe afirmaba que ?l se salv? de que lo mataran por que en la discusi?n entre Alvaro, Plutarco y L?zaro nadie pregunt? qui?n hab?a escrito el mensaje.

Publicado por mujermentirayel @ 9:18  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 05 de junio de 2007
-Plutarco ?C?mo vas a poner "mate al general M?jica"? Nos comprometer?a.
-A ver, Gomitos, escriba que desaparezca a M?jica.
-Tampoco, Plutarco. Que ponga simplemente "mate al preso".
-Est? bien, ?lvaro, que sea como se dijo.
-Por fin, ?qu? pongo en el telegrama, se?or presidente?
-Ponga usted que desaparezca a M?jica.
-No, que mate al preso, para que quede bien claro.
-?A qui?n le hago caso, se?or presidente?
-Al se?or secretario de guerra.
-Ande Gomitos, escriba como dijo don Alvaro. Corra al tel?grafo porque si no L?zaro nos trae a ese rebelde hasta ac?.
Eso contaba mi abuelo, asegurando que con s?lo doce a?os aquel d?a le boleaba las botas al presidente ?lvaro Obreg?n. A?ad?a que el telegrama finalmente orden? "desaparezca al preso". En el ferrocarril que comandaba, L?zaro C?rdenas recibi? el mensaje y dej? escapar a su maestro y amigo, que efectivamente desapareci? por alg?n tiempo. Lo que dice mi abuelo debe ser cierto, porque la huida de M?jica es rigurosamente hist?rica.

Publicado por mujermentirayel @ 6:53  | Ejercicios de ?l
Comentarios (3)  | Enviar
Lunes, 04 de junio de 2007
El equ?voco es la base de cuentos como "El beso" de Chejov (lo puedes encontrar en internet) o la novela Ciudad de cristal de Paul Auster. Elabora una minificci?n en donde el suceso central sea el equ?voco (una llamada, una carta, etc?tera, que no estaban dirigidos al personaje). Debe llevar t?tulo. Extensi?n m?xima de 1000 caracteres incluyendo espacios.

Publicado por mujermentirayel @ 6:22  | Reglas del juego
Comentarios (0)  | Enviar
El ejercicio propuesto por CDL dice: "El pastiche -la imitaci?n deliberada de un estilo, para entender c?mo funciona- es un excelente ejercicio literario, siempre y cuando no se convierta en la ?nica forma de escribir de quien lo practica.
La repentina de fin de semana es la siguiente: "pastichear" a Borges, redactando un breve art?culo de la famosa (e inexistente) Enciclopedia de Tl?n. No m?s de 400 caracteres incluyendo espacios: puede ser la entrada de algo muy espec?fico o poco importante. Si no saben cu?l es la Enciclopedia de Tl?n, lean el primer cuento de Ficciones (1944).


Fui convocado a un concurso de escritores noveles. Las bases dicen que ganar? quien mejor escriba y no qui?n mejor conozca a un determinado literato. Entiendo que para mostrar las cualidades de escritor, los participantes tengamos que imitar el estilo de alguno importante, pero nunca podr? hacerlo de alguien que solo he le?do pocas veces y hace tiempo. Por tanto intentar? imitar el estilo de otro escritor a qui?n he le?do m?s.

Al obrero Juan Ruiz le dec?an Superrat?n desde que hab?a matado tres gatos a pedradas durante un descanso para la comida. El capataz Labio Fino odiaba a Superrat?n porque ?ste lo hab?a descubierto besuque?ndose en le ba?o de mujeres con una secretaria fe?sima y hab?a corrido el rumor. Labio Fino maltrataba a Juan constantemente, hasta el d?a en que recibi? una pedrada en la rodilla, cuando el Superrat?n intentaba matar al cuarto gato de su colecci?n. Durante las investigaciones todos los obreros juraron que el capataz sali? al patio sin ser visto de antemano.

En honor a PITII

Publicado por mujermentirayel @ 6:04  | Ejercicios de ?l
Comentarios (2)  | Enviar
Termina la escena escrita en cursiva usando no m?s 600 caracteres incluyendo espacios.

Jorge Luis Borges visit? la tumba de Edgar Allan Poe en Baltimore a finales de los a?os ochenta. Hac?a un viento helado, como siempre en ese puerto. Antes de subirse al coche que lo llevar?a a la Universidad de Johns Hopkins, le hicieron una entrevista de banqueta. Le preguntaron qu? sensaci?n le hab?a producido estar frente a la tumba del inventor de su g?nero dilecto. Respondi?: "Indudablemente sent? algo".
Poco despu?s, un alumno de 15 a?os escribi? en el peri?dico estudiantil de su escuela el siguiente relato, perdido entre otras noticias breves:
"Hace d?as se present? en nuestra ciudad un monstruo de la literatura universal, el argentino Jorge Luis Borges. Vino a visitar la tumba del enorme Edgar Alan Poe. Cuando Borges ya se iba, alg?n periodista le pregunt?: "Ya que Edgar era tan admirado por usted ?qu? sinti? ante su tumba?" El escritor latino dio una respuesta muy sencilla pues dijo "indudablemente sent? algo", con lo que no dijo nada, y subi? a su coche ausent?ndose sin pena ni gloria."

Publicado por mujermentirayel @ 5:54  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar