Martes, 26 de junio de 2007
Ejercicio: Una fotograf?a tomada por Casasola en 1928, donde se ve a dos mujeres -madre e hija probablemente, por las edades aparentes- solas, viajando en un tranv?a conducido por un operador regordete muy bien uniformado, de pie ante los controles, un paso delante de las dos mujeres. Tomando como arranque la fotograf?a hay que empezar un cuento -cuento, no simple minificci?n- que no termine, para que los lectores opinen sobre ?l y marquen a los concursantes nuevas rutas para el escrito. Posteriormente, antes del mi?rcoles 27 de junio a las seis de la tarde, los concursantes deber?n subir al blog el cuento terminado, tomando de sus lectores las consideraciones que crean pertinentes.


- Todav?a recuerdo lo que platicaban esta dos. No cre?an que fuera a estallar la huelga.
- Pero abuelo, te ves muy elegante
- No, muchacho, era el uniforme. Yo era como tu amigo, el de la ruta que tomas diario para ir a tu escuela. Ese que me dices que lleva su cami?n todos los d?as para que se lo pinten. Al igual que ahora, aquello fue una fiesta. Viv?amos en el contraste, pero sent?amos la vida y la disfrut?bamos cuanto pod?amos. Recuerdo ese d?a, despu?s de la foto, al iniciar la huelega, nos burlamos de la gendarmer?a hasta que nos cansamos y nos fuimos dormir un rato para despu?s continuar las guardias en medio de una fiesta popular, sazonada con caf? bien calientito y hasta con uno que otro bu?uelo de los que hac?an las abuelitas.
Esa pl?tica se me qued? muy grabada. Todav?a imagino al abuelo, rechoncho, azuzando a los gendarmes y oblig?ndolos a las rabietas en medio del jolgorio popular, mientras sus dos ?nicas pasajeras de aquel d?a hu?an espantadas a sus elegantes casas de la colonia Roma. Pero tambi?n recuerdo lo que gozamos y lo pleno de vida que nos sentimos, pintando en los camiones las frases chuscas que se le ocurr?an al Pancho constantemente.
Cierto, luego vinieron las derrotas, tanto en tiempo del abuelo como en el sesenta y ocho. Pero habemos muchos que seguimos alertas y pasando la tradici?n de las luchas populares. Y mira si no, en medio de la prohibici?n de tus padres y de su miedo, sales entusiasmado a tus diez y siete a?os a defender a los pobladores de Atenco. Ya no hay tranv?as, tampoco pintas en los camiones, pero todav?a hay quien vive al calor de las luchas callejeras.
Hace un a?o, despu?s de aquella pl?tica con el abuelo, sal? con mis amigos de la prepa rumbo a Texcoco. Nos indignaba que hubieran golpeado a los pobladores de Atenco en aquella forma, pero a m? me preocupaba m?s ir sentado en el cami?n junto a Lucero. Dice al abuelo que como ese primer enamoramiento ya no hay otro ?Qu? me hubiera pasado si no me voy con ella? Nos quedamos acurrucados en una esquina y eso nos salv? de la golpiza, pero no de que este a?o nos cambiara la vida, igual que le cambi? al tatarabuelo despu?s de aquella foto que le tom? Casasola; igual que le cambi? al abuelo tras de andar pintando camiones en el sesenta y ocho; igual que le pasar? a mi nieto despu?s de no s? qu?.
?Ser? cierto, como dice mi pap?, que esas luchas populares s?lo sirven para hacer y deshacer parejas? ?De qu? se queja, si conoci? a mam? en una de esas? Caramba, hay mucho que contar ?Podr? dejar algo interesante a los hijos de mis hijos?
Publicado por mujermentirayel @ 7:07  | Ejercicios de ?l
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por la mujer
Martes, 26 de junio de 2007 | 18:37
Bien.
Creo que no acaba de cuajar la estructura narrativa.
Bueno, creo que la voz del narrador cambia de un personaje a otro, pero no me queda muy claro si eso es asi. En caso de que si lo sea, no resulta muy redondo, es confuso qui?n habla cada vez. Las pistas al respecto resultan d?biles (como lo de las pintas en el cami?n). ?Se pasan la voz, o uno cuenta lo que dec?a el otro?. No quedan los narradors, pues.
No hay coherencia entre los dos primeros di?logos, son un poco "sombrero verde". Esta buena la observaci?n de que el abuelo se ve elegante, pero no esperar?a esa respuesta de un chavo que, adem?s, anda en la huelga del 68.
Otra, todos los narradores hablan igual. Suenan como si fueran el mismo. Si esa es la idea, bien. Pero quiz? tendr?as que cambiarte de zapatos cada vez.
Usar "sazonada con caf?..." al respecto de la fiesta, es una frase hecha, no muy afortunada, adem?s. Lo mismo lo de los bu?uelos de las abuelitas. Si el que habla es el abuelo, las "abuelitas"
Publicado por la mujer
Martes, 26 de junio de 2007 | 18:45
las "abuelitas" en realidad son sus contempor?neas. ?te refieres a las abuelas del abuelo, vale pues, pero no queda claro tampoco.
Que Lucero se llame Lucero me parece de lo m?s bien. He ahi un nombre decente (y no chuchita o juanita).
Otra ?le cambi? la vida al abuelo por la foto que le tomo Casasola? ?o m?s bien fue por el momento que qued? registrado en la foto? De la manera como lo escribiste, parece lo primero.
El ejercicio pide que el cuento no acabe, pero asi como lo dejaste, parece cerrado, ya ah? acaba.
Me parece interesante el trabajo en cuanto al paralelismo de las generaciones.
El tono es nost?lgico ?es esa tu intenci?n?. Creo que lo nost?lgico viene de la seriedad en el tratamiento del tema. Algo de chispa (como en el cuento del superrat?n) quiz? lograse transmitir esa sensaci?n de fiesta popular.
Y muchos besos.
Publicado por la mujer
Martes, 26 de junio de 2007 | 18:47
en el final del tercer p?rrafo del primer comentario quise decir: "no quedan claros los narradores, pues".