Domingo, 20 de octubre de 2013

La chica que soñaba con un cerillo y un galón de gasolina
Stieg Larsson
Traducción de Martin Lexell y José Juan Ortega Román
Ediciones Destino, S,A, Barcelona
Primera edición impresa en México, 2009

Segundo tomo de tres. En este libro Larsson continua el relato de una trama policiaca complicada. Bien armada, sin duda alguna, pero donde la dinámica propia de la trama lleva a su autor a situaciones que yo creo exageradas. Ciertamente no llegan a romper la lógica interna ni de los personajes ni de la trama misma, pero si expone situaciones exageradas y para mi poco verosímiles.

Ciertamente la narración atrapa desde su inicio y el interés por leer el tomo hasta el final no decayó, en mi caso, en ningún momento. Además lo leí con gran rapidez, por la curiosidad de ver qué es lo que sucedía y cómo se resolverían las cosas. Eso me hizo perder de vista otros valores posibles del tomo. La verdad es que extrañé la maestría con que en el primer tomo Larsson expuso realidades escondidas pero seguramente certeras al seno de muchas capas de los mundialmente poderosos en lo económico. En este tomo el autor trató las realidades de otras capas de la sociedad, pero ni de lejos logró, según mi impresión después de la primera lectura –y hasta ahora la única– la profundidad y la certeza que logró en el primer tomo.

Sigue apareciendo en este tomo el conflicto ético periodístico, igualmente muy bien tratado, pero sin una profundidad similar a la del primer tomo. Como que la trama policiaca devoró casi todo lo demás. Al menos esa es la impresión que me quedó, tal vez por haber hecho una mala y exageradamente rápida lectura del tomo dos.

Pensando que el tomo tres volverá a ser más novela policiaca que otra cosa todavía no me decido a iniciar su lectura.

Escrito lo anterior reparo en que en este tomo ganan terreno las descripciones psicológicas de algunos de los personajes, asunto que ya aparece bien tratado desde el primer tomo, pero que en este ocupa más al autor, cosa que hace, por cierto, muy bien.


Publicado por el_trampero @ 8:18
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 18 de octubre de 2013

Los hombres que no aman a las mujeres
Stieg Larsson
Traducción de Martin Lexell y José Juan Ortega Román
Ediciones Destino, S,A, Barcelona
Primera edición impresa en México, 2009

Un buen libro. Nos cuenta una historia que continúa en dos volúmenes más.

Fundamentalmente es una novela policiaca, cuya trama en este tomo no deja fisuras.

Las primeras ochenta páginas son una introducción para construir la personalidad del protagonista, cosa que hace muy bien el escritor. Por cierto, para mi, lo mejor del libro es la gran fidelidad del autor para con sus personajes, muy bien definidos, dibujados poco a poco con una gran riqueza y muy complejos, pero actuando siempre conforme a ellos mismos. Eso lo digo no solamente referido al protagonista principal y una misteriosa chica que poco a poco gana el papel protagónico femenino central. Poco a poco van apareciendo personajes importantes también muy bien delineados y siempre congruentes con ellos mismo. Algunos de los personajes tienen actitudes y se comportan sorpresivamente, pero previamente Larsson dejó pistas que hacen congruente el comportamiento de tales personajes, pero tan sutiles que, en mi caso, no me permitieron adelantar tale sucesos. No hablo de dos o tres figuras, sino tal vez de ocho o diez, lo que da una gran riqueza al libro.

Tal vez el tema central para el autor haya sido la trama policiaca, que se va configurando poco a poco y que son más bien tres asuntos que se entreveran y que finalmente se resuelven magistralmente. Aunque el libro deja claramente sentado que la historia puede continuar, y que efectivamente continúa, todo tiene una resolución congruente y se puede considerar que el libro queda completo, con un fina propio, aunque abierto a una posible continuación.

Si el tema central para el autor fue lo policiaco, cosa que no podemos saber con este solo tomo, hay otros temas fundamentales en la novela que personalmente me interesaron más y que, posiblemente hayan sido la finalidad del escritor, que usó la trama policiaca para plantear estos dos temas de mayor trascendencia. Me refiero al conflicto ético que plantea el periodismo y a la descripción de amplias realidades sociales acuciantes en la actualidad, presentes en los países considerados de los más avanzados del mundo, no por el propio Larssen, sino por muchos en este antes llamado tercer mundo desde el que yo leo.

El tema de la descripción de comportamientos usuales en las capas empresariales económicamente más poderosas me resultó muy interesante. Aunque describe un caso ficticio y por tanto improblable que suceda algo igual, estoy seguro que la descripción de las líneas generales de lo que muchas veces pasa con esas capas sociales es muy acertada. Eso par mi es un gran acierto en el libro y le da un gran valor e interés.

El otro tema me fue más interesante: los problemas éticos que plantea el periodismo. Para mi, tanto como la trama policiaca, me mantuvo atento este problema, presente durante todo el tomo y que Larsson resuelve, a mi modo de ver, en forma por demás correcta, dejando claramente sentados importantes interrogantes sobre un tema que según sea abordado, desde la ética particular de cada quien, estuvo bien o mal resuelto el caso. Esto es que Larsson no pontifica sobre lo correcto o incorrecto. Resuelve los dilemas en congruencia con sus personajes y expone el caso. Nada más. Eso fue, tal vez, lo que más me gustó del libro.


Publicado por el_trampero @ 20:41
Comentarios (0)  | Enviar