Domingo, 20 de octubre de 2013

La chica que soñaba con un cerillo y un galón de gasolina
Stieg Larsson
Traducción de Martin Lexell y José Juan Ortega Román
Ediciones Destino, S,A, Barcelona
Primera edición impresa en México, 2009

Segundo tomo de tres. En este libro Larsson continua el relato de una trama policiaca complicada. Bien armada, sin duda alguna, pero donde la dinámica propia de la trama lleva a su autor a situaciones que yo creo exageradas. Ciertamente no llegan a romper la lógica interna ni de los personajes ni de la trama misma, pero si expone situaciones exageradas y para mi poco verosímiles.

Ciertamente la narración atrapa desde su inicio y el interés por leer el tomo hasta el final no decayó, en mi caso, en ningún momento. Además lo leí con gran rapidez, por la curiosidad de ver qué es lo que sucedía y cómo se resolverían las cosas. Eso me hizo perder de vista otros valores posibles del tomo. La verdad es que extrañé la maestría con que en el primer tomo Larsson expuso realidades escondidas pero seguramente certeras al seno de muchas capas de los mundialmente poderosos en lo económico. En este tomo el autor trató las realidades de otras capas de la sociedad, pero ni de lejos logró, según mi impresión después de la primera lectura –y hasta ahora la única– la profundidad y la certeza que logró en el primer tomo.

Sigue apareciendo en este tomo el conflicto ético periodístico, igualmente muy bien tratado, pero sin una profundidad similar a la del primer tomo. Como que la trama policiaca devoró casi todo lo demás. Al menos esa es la impresión que me quedó, tal vez por haber hecho una mala y exageradamente rápida lectura del tomo dos.

Pensando que el tomo tres volverá a ser más novela policiaca que otra cosa todavía no me decido a iniciar su lectura.

Escrito lo anterior reparo en que en este tomo ganan terreno las descripciones psicológicas de algunos de los personajes, asunto que ya aparece bien tratado desde el primer tomo, pero que en este ocupa más al autor, cosa que hace, por cierto, muy bien.


Publicado por el_trampero @ 8:18
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios