Domingo, 26 de mayo de 2013

Retornamos como sombras
Paco Ignacio Taibo II
Ediciones Destino, 2002, Barcelona

El año dos mil doce lo inicié decidido a escribir más que a leer. Fue el año en que pensé dar unidad a más de cien escritos fragmentarios, piezas de un rompecabezas que no sé si podré armar algún día.

¿Cómo armar el rompecabezas para convertir ciento treinta y tantos escritos fragmentarios en un escrito unitario? es una pregunta a la que todavía no le encuentro respuesta. He intentado varios métodos, pero al inicio de 2012 esa pregunta era para mi la de solución más urgente. Recordé entonces el libro que comento de Paco Ignacio II, que tiene capítulos muy breves, a veces de menos de una cuartilla. Lo releí.

Cuando hace años leí por primera vez “Retornamos como sombras” todavía no reseñaba los libros que leía o todavía no lo hacía en este blog. Si tuviera a la vista una reseña anterior simplemente la subiría aquí.

Dice Paco Ignacio que la novela es un homenaje a “Veinte Años Después”. Retornamos como sombras narra las historias de cuatro amigos que son protagonistas en “Sombra de la Sombra”, cuya trama se desarrolla veinte años antes. En "retornamos" uno de ellos está en un manicomio, la Castañeda, famoso en el México de los cuarenta. Dos más viven en la ciudad de México, aunque ya no se ven con frecuencia. El cuarto trabaja en la construcción de una carretera en la selva de Chiapas.

La novela resulta interesante atendiendo a varios aspectos. Hay una serie de historias que se relacionan y entre todas forman una trama policiaca en torno a sucesos relativos a la segunda guerra mundial, a Hitler, a sus manías, a las fantasías esotéricas nazis y al racismo de hacendados alemanes cafetaleros con latifundios en Chiapas.

La estructura de la novela me resultó nuevamente muy interesante, pues efectivamente está escrita a base de retazos narrativo breves, que dan una visión completa de la historia descrita. Técnica fácil de reseñar, difícil apropiarse de ella, en la que Taibo es maestro desde hace tiempo y que en este libro lleva a extremos notables.

La descripción de algunos aspectos políticos de la época y lo narrado sobre Ernest Hemingway son joyas importantes en el collar narrativo.

Finalmente, algunas reflexiones de PIT II, puestas en la boca de uno de sus personajes, me impresionaron fuertemente. Transcribo una de ellas: “La novela, como la realidad real, como las historias que todos sabemos y como las historias que siempre nos suceden, está llena de paréntesis, agujeros, elipsis que bailan saltando de un lado a otro sin quererse concretar, sin voluntad de explicarse."


Publicado por el_trampero @ 9:10
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios