Domingo, 04 de diciembre de 2011

El Capitán Alatriste
Arturo Pérez-Reverte
Punto de Lectura

Aunque no sea razón de los escritos de este blog, consigno aquí el hecho de que en la escuela en que trabajo –que cuenta con secundaria y bachillerato– se inició hace unos dos meses una campaña permanente de lectura. Se pidió a los maestros de las tres primeras clases del día que sacrificaran cinco minutos de su clase cada uno y se han reservado así quince minutos diarios para que todo el alumnado no haga más que leer el libro que desee durante ese tiempo. Con ello volvió a surgirme la pregunta que desde hace tiempo me vengo haciendo: ¿Qué leen los jóvenes de los doce a los diez y ocho años actualmente? En la búsqueda de la respuesta le pedí a una alumna de doce años, de primero de secundaria, que me prestara uno de los libros de moda entre los chicos de doce a diez y ocho: “Los Juegos del Hambre”. Accedió gustosa. Entre los alumnos existe la costumbre y los maestros pretendemos alentarla, de intercambiar los libros que leen; en ese tenor le pregunté a la señorita si quería que le prestara algún libro a cambio y ante su respuesta afirmativa me surgió el problema. No tengo libros para jóvenes, o más bien no sé si los tenga; la única serie de libros en que pensé fue en la saga del Capitán Alatriste, pero tengo mis dudas sobre qué tan aptos sean para jóvenes de doce años: el lenguaje es muy elevado y ...

Por eso, llegando a casa tomé el primer volumen de la saga y lo leí de un tirón. Me siguen asaltando dudas, pero uno de mis hijos afirma que los chicos de doce años que sí leen ya tuvieron acceso a libros con más dificultades que las que plantea Pérez-Reverte, que sí le puedo prestar el libro, que al fin de cuentas si le resulta muy difícil por el lenguaje dejará de leerlo y no pasará nada más.

Por otro lado nuevamente el libro me pareció muy bueno: el lenguaje es usado con gran precisión, maestría, elegancia y belleza y la construcción de los personajes es excelente. Se podrá estar o no de acuerdo con la España que se describe y con las opiniones sobre la misma, pero los personajes son vívidos y totalmente creíbles y muy consistentes consigo mismos. Entiendo que probablemente tanto a izquierdas como derechas españolas no les gusten las opiniones y la visión que Pérez-Reverte tiene sobre España –o sobre la España de aquel entonces–. A la nobleza, a sus herederos y coláteres actuales porque los nobles y su cauda de los inicios del siglo XVII quedan muy mal parados en el libro, pero tampoco se hace una condena al sistema total ni menos se propone algo que lo pudiera reemplazar. Pero lo que se pinta queda claro y muy bien relatado para los que no somos españoles.


Publicado por el_trampero @ 19:42
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios