Viernes, 25 de noviembre de 2011

Parte de Guerra
Julio Scherer, Carlos Monsivais
Editorial Nuevo Siglo Aguilar 1999

El libro tiene tres partes. En la primera el periodista Julio Scherer García hace bien su trabajo. Narra cómo logró conseguir una serie de documentos importantes sobre el movimiento del 68 en México y reconstruye las condiciones sociales y políticas donde se dan los sucesos. Su trabajo es limpio y claro pero solo muestra lo que ya se sabe desde hace tiempo: la tozudez y miopía del régimen político de aquellos años.

La segunda parte la constituye la opinión escrita por uno de los involucrados, que en 1968 ocupaba la Secretaría de Guerra, y por una serie de partes de guerra que un subordinado estuvo mandándole en los días previos al dos de octubre y también ese mismo día. Tanto el escrito del general García Barragán como los partes oficiales muestran, al fin de cuentas, lo mismo que se deduce de la primera sección del libro.

El tercer apartado del volumen me parece que vale el libro y está constituido por un análisis del movimiento que hace Carlos Monsivais. Desde luego Monsivais no es ni comunista ni marxista; ciertamente tampoco es anticomunista y siempre mostró sus simpatías hacia los movimientos y revoluciones populares, aunque al final terminó criticándolos, siendo el caso más notable el de la revolución cubana, que apoyó decididamente durante mucho tiempo y finalmente la condenó como dictadura, pero, la verdad, sin mucha virulencia. Aunque yo había leído poco de Monsivais, por la postura que acabo de mencionar no era un autor que buscara leer. Sin embargo, algunos de sus artículos periodísticos realmente me gustaban por su chispa y por el extraordinario manejo del lenguaje que, con gran habilidad, retorcía para resaltar los aspectos que pretendía ridiculizar, lo que hacía con maestría y sobrada razón. El análisis que Carlos Monsivais hace del movimiento mexicano del 68 me sorprendió gratamente. Además de que la forma en que escribe es ágil e ingeniosa y que el uso del lenguaje me pareció excelente, el hecho de que ponga en el centro de los acontecimientos de junio a octubre de aquel 1968 la movilización estudiantil como la protagonista fundamental de lo sucedido y como lo indudablemente mejor que se dio entonces me pareció muy acertado. Lo importante, según Carlos, de los sucesos todos no es lo que se dijo, ni los fines expresos que se buscaban, ni mucho menos los planteamientos del gobierno al que muestra y demuestra como torpe, miope y represor. El éxito de los estudiantes y de la sociedad del Distrito General que los apoyó, según Monsivais, fue que se movilizó y la forma en que lo hizo, para buscar espacios de libertad, que por momentos armó con una gran y alegre creatividad demostrando una gran potencialidad y lucidez. Ese enfoque lo encuentro por primera vez y, entre muchos otros es el que me parece más adecuado, incompleto sí, seguramente, pero que señala acertadamente lo mejor del Movimiento Estudiantil del 68 en México.


Publicado por el_trampero @ 12:04  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 24 de noviembre de 2011

El Cuento de la Isla Desconocida
José Saramago

Tengo una compañera maestra a la que aprecio mucho. Durante un buen tiempo fuimos integrantes de un círculo de lectura que recuerdo con agrado. En ese círculo teníamos la costumbre de proponer, cada vez que nos reuníamos, un libro para leer todos y comentarlo en la siguiente reunión. Dos de los integrantes del círculo proponíamos con frecuencia alguna novela de Saramago, pero otros integrantes nos llegaron a decir que sólo leerían a Saramago cuando yo leyera El Quijote. Una de ellas era la maestra a la que hago referencia al inicio de este comentario. Hace poco le dije a mi compañera de trabajo: “Me gustaría prestarte un libro que tal vez te reconcilie con Saramago”. Pensaba en “El Cuento de la Isla Desconocida”. La maestra aceptó el préstamo; llegué a casa, busqué mi ejemplar del cuento y lo abrí por simple costumbre de iniciar o continuar la lectura del libro que tomo; me senté y volví a leer el cuento de un tirón. Realmente el libro me gusta mucho. Me atrevo a decir que es una pequeña obra maestra: ironía, sueños, ideales, constancia, determinación, romance y amor; todo eso en unas pocas páginas en una mezcla armoniosa, ligera en la forma, con profundidad en las metáforas, ágil en su ritmo y viendo siempre hacia un futuro esperanzador.

Como aún no me regresan el libro prestado, no anoto la editorial, pues no la recuerdo.

 


Publicado por el_trampero @ 14:29  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 23 de noviembre de 2011

La Caverna
José Saramago
Punto de Lectura, quinta reimpresión, noviembre 2010, México

Leí esta novela por primera vez hace unos seis años. Me pareció excelente. El ejemplar en que la leí se convirtió en uno de los tantos libros que he perdido por prestarlos. No me pesa: un libro que nadie lee me hace pensar en un amigo muerto. El volumen que regalé finalmente – sin decírselo a su nuevo dueño – originalmente se lo presté a un profesor de filosofía, buen filósofo él mismo. Supongo que la novela le gustó tanto que por eso no me regresó el libro; cuando le pregunté qué le había parecido y me dijo que ya lo había leído y sugerí que me lo regresara prefirió responderme prestándome otro.

Desde hace un año o más estuve pensando comprar otro ejemplar de La Caverna, pero la edición en punto de lectura estaba agotada. Cuando apareció la quinta reimpresión en México mi presupuesto para libros lo gasté en otros volúmenes y no fue sino hasta hace un mes que uno de mis hijos me regaló la novela, sabiendo que tenía muchas ganas de releerla. Apenas recibida la leí en menos de una semana y puedo dejar asentado que ahora aprecio más la obra en la que Saramago pinta con gran maestría, dramatismo e ironía la situación tan terrible a que nos ha llevado el desarrollo tecnológico deshumanizado. De la primera lectura recuerdo que tuve la impresión de que el final era, a pesar de que las palabras decían lo contrario – o casi – muy esperanzador, pero no sabía explicar por qué. En esta relectura, que seguramente no será la última, no me pareció que la esperanza se notara tanto en el final del libro, más bien me parece que lo dominante en el cierre de la historia es el relato de la rebeldía del ser humano que siempre estará presente. En este caso Saramago da a sus protagonistas una rebeldía silenciosa y tranquila pero absoluta y que, aunque parezca de pronto una rebeldía sin futuro, es, en el fondo, totalmente esperanzadora.


Publicado por el_trampero @ 17:29  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 18 de noviembre de 2011

La Reina de Sur
Arturo Pérez-Reverte
Alfaguara, sexta reimpresión, abril de 2003, México.

Hace meses, no recuerdo cuántos ni viene al caso averiguarlo, pero eso sí este año 2011, la televisión mexicana transmitió una telenovela o serie basada en la novela de Arturo Pérez-Reverte. Yo vi algunos capítulos, pero quienes cercanos a mi la vieron completa aseguraban que estaba bastante apegada al libro. Alguno de los episodios mostrados en televisión que sí vi me pareció que tenía bastantes cambios respecto a lo que recordaba del original y recurrí al libro para comparar lo visto con lo escrito. Tampoco tiene caso averiguar ahora las coincidencias o diferencias notadas. El caso fue que la narración de Arturo me atrapó y retomé la lectura desde el inicio del libro. Desde mi punto de vista, fiel o no la serie televisada a la novela no hay comparación entre leer y ver televisión, tal vez en contra de muchísima gente, hablando de novelas prefiero por mucho la lectura. Tal vez, tampoco lo recuerdo con exactitud, tardé una semana en terminar el libro. Tengo un prejuicio sobre el final del mismo desde que lo leí la primera vez: Pérez-Reverte captó muy bien el ambiente del estrado de Sinaloa y de lo que pasa en general en la política cuyos aspectos toca en la narración, pero no pudo, o no quiso, terminar el libro acorde con todo eso. El final que diseñó para solucionar el enfrentamiento final entre la Reina del Sur y su oponente afirmo que es absolutamente imposible en el México actual. Me refiero a una sola página, porque el enfrentamiento previo a balazos me parece muy bien logrado. No escribo más para no echar a perder el final de alguien que pueda leer esto sin haber leído la novela.


Publicado por el_trampero @ 5:42
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 17 de noviembre de 2011

La lejanía del Tesoro 
Paco Ignacio Taibo II
Premio Planeta/Joaquín Mortiz 1992. Primera Edición

Esta novela es sin duda una de mis favoritas. La leí por primer vez en 1992, días después de que salió a la venta. Hace tres meses, en agosto del presente año, la volví a leer completa por cuarta vez.

Lo que más me gusta del libro es como pinta Paco Ignacio la terquedad de quienes lucharon contra el imperio de Maximiliano de Ausburgo y como, sin recursos, sin técnica, sin nada, a través de unas guerrillas desesperadas alcanzaron el triunfo. El personaje de Vicente Riva Palacio, como lo pinta PITII, me fascina. Tal vez no esté muy apegado a la verdad histórica, pero creo que describe muy bien lo que podemos y debemos ser y hacer los mexicanos.


Publicado por el_trampero @ 18:45  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 16 de noviembre de 2011

El Árbol Mágico/El Cerebro De Broca
Peter Sloterdijk/Carl Sagan
Seix Barral/Ediciones Grijalbo

Reporto aquí dos libros.

No es que, fuera de una circunstancia personal, tengan algo que los una. El Árbol Mágico es una novela de un escritor alemán y Carl Sagan todos sabemos que es, entre otras cosas, un  estadounidense ilustre divulgador científico, pero “El Cerebro de Broca” no lo pongo como libro de divulgación, lo veo más bien como un libro de polémica muy amenamente presentado, que con buen humor y un gran respeto a las ideas que combate, se dedica en su mayoría a exponer las dudas del autor sobre afirmaciones pseudo científicas, haciendo ver a fin de cuentas su inexactitud. Como no me interesa tener argumentos para combatir la astrología o supuestos similares, el libro tampoco me interesó, aunque leí hasta la página 240 de las 432 que tiene. En verdad no leí todas esas páginas con gran detenimiento, muchas de ellas las leí en diagonal.

La novela de Peter Sloterdijk la leí hasta la mitad, más exactamente, de 288 páginas leí hasta la 152. Decidí no seguir leyendo por dos razones principales: el tema no me interesó y la tendencia de enorme pesimismo del libro me molestó lo suficiente para decidir no seguir leyendo. El estilo de la escritura me pareció pesado, pero eso tal vez lo hubiera soportado si no se hubieran presentado las dos razones anteriores. El tema trata de los inicios de una psicología que se pretendía científica, basada en el hipnotismo y, claro, de ahí no podía salir nada que impulsara realmente una corriente científica útil. A la mitad del libro el protagonista ya vislumbra lo inútil de su búsqueda y todo lo narrado se va volviendo oscuro, o dicho de otra forma, todo lo narrado parece tenebroso. Finalmente hice lo que no acostumbro: di un salto de la página 152 a las dos finales y, no siga usted leyendo si le interesa el libro porque voy a hacer referencia a su final, que es de un pesimismo casi absoluto. Digo casi porque lo absoluto no existe en este mundo. El protagonista se deja vencer y se entrega a la mediocridad que odia seguro de que no hay otra cosa que hacer más allá de eso. Reafirmo mi decisión de no leer ni una página más de tal novela.

Reporto la lectura de dos libros que dejé a la mitad para engañarme a mí mismo y decir que leí entre los dos un libro más en este año 2011.


Publicado por el_trampero @ 9:37  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 15 de noviembre de 2011

La Soledad de los Moribundos
Norbert Elias
Tercera edición, Centzontle, Fondo de Cultura Económica, México 2009

Norbert Elias hace en su libro un estudio sobre el cómo han enfrentado la muerte las sociedades occidentales y a partir de ahí reflexiona en lo que esas formas significan y/o provocan en las sociedades que las tienen. Parte de una premisa que no matiza y que yo considero cierta sólo en parte. Afirma que sólo para la especie humana es difícil morir. Yo he visto que también a otros animales les he difícil morir, luchan y se rebelan ante su muerte y hasta he visto que la presienten. Pero en fin, acepto que hay grados entre la dificultad que demuestran los animales no humanos y esta última especie. Desde luego Elias deja claro y estoy de acuerdo que la actitud ante la muerte de las diferentes sociedades accidentales de las que habla, desde las medievales hasta las actuales, han tenido y tienen diferentes actitudes generalizadas ante la muerte, que varía de acuerdo al grado de avances tecnológicos de cada sociedad y según las diferencias culturales entre las mismas.

El autor no hace casi nada más que plantear un problema que no se aborda públicamente. Me parece que sus planteamientos son correctos, además de muy útiles. Además, en torno al problema de la dificultad que se muestra ente la muerte, trata otros temas sociológicos de importancia, aunque muy de paso, tales cómo el sentido que las sociedades buscan darle a la vida y el valor que le dan las diversas sociedades a la convivencia humana o al individualismo que gana día a día terreno en muchas de las sociedades más avanzadas tecnológicamente.

Aunque sus planteamientos me parecen correctos e interesantes me parece que el libro es muy repetitivo. Dice una y otra vez lo mismo casi de la misma forma. De hecho en las últimas treinta páginas se incluye como apéndice la versión revisada de una conferencia que dio el autor en el congreso médico de Salzuflen en 1983, donde Elías hace un extraordinario y completo resumen de su libro, añadiendo reflexiones sobre algunos problemas sociológicos que no toca en el cuerpo del libro. La lectura de esas treinta páginas no tienen desperdicio. Yo diría que valen el libro.


Publicado por el_trampero @ 11:30  | Ejercicios de ?l
Comentarios (1)  | Enviar
Lunes, 14 de noviembre de 2011

El contrabajo
Patrick Süskind
Seix Barral Biblioteca Formentor
Quinta impresión, 2005, Barcelona

Escribo esto en noviembre y la novela la leí hace dos meses. La disfruté. Patrick Süskind describe muy bien sentimientos y reflexiones de un músico que toca el contrabajo en una orquesta y cómo, a través de un hecho aparentemente tan simple como ser contrabajista en un orquesta, un individuo queda tan profundamente marcado por tal hecho. Toda la novela tiene como narrador al protagonista; está pues escrita en primera persona, pero Patrick salpica el relato con acotaciones tipo obra de teatro que marcan actitudes o actuaciones del narrador, como “bebe un sorbo de cerveza”, “toca un tono inaudible, de tan agudo”, lo cual le da una enorme riqueza a la novela. La leí de un tirón. La lectura despertó tristezas, saudades y hasta enojos. También me hizo reír.

Ya no recuerdo detalles, pero sí recomiendo su lectura.


Publicado por el_trampero @ 12:31  | Ejercicios de ?l
Comentarios (1)  | Enviar