S?bado, 13 de febrero de 2010
Africano e Iswe Letu,
http://senocri.blogspot.com
http://isweletu.blogspot.com


Este blog comenzó como un espacio para hacer los ejercicios propuestos a doce esforzados competidores de un concurso literario.
El concurso terminó y el blog evolucionó para convertirse en un espacio donde escribir las memorias de los libros leídos por los dos colaboradores originales.
Sin dejar de ser esto último, ahora voy a escribir no sobre libros leídos, sino sobre blogs leídos. Han sido muy ricos para mí y un simple comentario a las últimas entradas de ambos blogs serían muy poco para lo mucho que me han hecho reflexionar.
El blog "Africano" me ha permitido conocer algo de la realidad de África, que siendo muy diferente a la nuestra presenta al mismo tiempo puntos comunes en lo referente a las luchas que debemos afrontar, que permite ver espacios reales de unidad para combatir al capitalismo que a ambos nos atrofia.
En las más recientes entradas del blog "Iswe Letu", las de los días lunes 18 de enero de 2010 (GuillermoFernández Ampié: Haití, desastre natural sobre la infamia de la historia),miércoles 20 de enero de 2010 (Eduardo Galeano: Losmarines regresan a Haiti, siempre, como la gripe) viernes 22 de enero de2010 (JoséMª Amigo Zamorano: Haití, el ejemplo de los ancestros ), martes 26 de enerode 2010 (Recordando a Haití en sus poetas) y jueves 4 de febrero de 2010 (Haití:recluir la peste) he aprendido mucho: no sabía, por ejemplo, que Haití fue el primer país que abolió la esclavitud (¡qué vergüenza ser tan ignorante!,pero a fuerza de leer se va uno desasnando). Me queda muy claro ahora que Haití ha sufrido un enorme castigo precisamente por haber osado socavar las bases de un sistema esclavista que reforzaba al capitalismo temprano de aquel entonces y, sobre todo, eso me permite ahora ver con claridad por qué el campo mexicano y sus campesinos están tan abandonados actualmente: sufren como Haití, aunque en escala diferente, el castigo de haber osado impedir que la tierra agrícola se convirtiera toda en mercancía y entrara de lleno al sistema capitalista. Como a partir de la Revolución Mexicana de 1910 gran cantidad de terrenos agrícolas, ganaderos y forestales fueron conquistados por millares de campesinos y transformados en propiedad social ni enajenable ni embargable, el capitalismo no ha podido, a pesar de las reformas contrarevolucionarias de Salinas de Gortari, imponer la propiedad privada mayoritaria en el campo mexicano y se venga abandonándolo, suprimiendo prácticamente el crédito agrícola y suprimiendo cualquier apoyo en el rubro de desarrollo tecnológico. No sólo eso y desde dentro del país, sino que desde afuera el capitalismo apunta a la mayor destrucción del campo y del campesinado a través de impulsar la diseminación de especies trasgénicas con el fin de destruir las especies nativas y tradicionales, que alimentan al pueblo mexicano. Aquí también, como en Haití, el capitalismo quiere erradicar “la peste” de quienes habiendo expropiado la tierra mantienen ese medio de producción como propiedad social.
Después de leer las entradas comentadas, sueño en la unión combativa del pueblo de Haití, los campesinos mexicanos, los pueblos de África que luchan contra las secuelas del colonialismo o contra el neocolonialismo, los que combaten monarquías y buscan nuevas repúblicas, los que ...
¿Cuál será la velocidad de mi sueño?

Publicado por el_trampero @ 20:36
Comentarios (2)  | Enviar