Domingo, 21 de junio de 2009

Alejo Carpentier,

Ediciones Folio, S.A., 2004

 

Esta vez la reseña la dejo en manos de Mario Benedetti. La tomo de su crítica literaria llamada “El recurso del supremo patriarca”, que aparece en el libro de mismo nombre, de editorial Nueva Imagen, México, primera edición 1979, quinta edición 1985. Lo que sigue son textos copiados de las páginas 20 a 25 del libro citado.

 

“En El recurso del método la vedette del relato es la situación del protagonista. El interés humano supera largamente los demás alardes y planificaciones. En esta novela, Carpentier apela, incluso para burlarse cordialmente de Descartes, al recurso del humor. Su procedimiento entronca en la novela picaresca pero ... la mirada del escritor es considerablemente menos ingenua que la de los clásicos del género. Alejo escribe desde una revolución, y en un revolucionario no cabe la ingenuidad, particularmente cuando se introduce en el tema político. “Mi pícaro, en este caso”, ha dicho Carpentier en un reportaje publicado en México, “se llama sencillamente el Primer Magistrado de la nación, que como tal vive y revive lo que fueron las vidas de los más famosos tiranos ilustrados del continente”.

...

Muchas veces se ha destacado, con razones y ejemplos generalmente válidos, el carácter barroco de la narrativa de Carpentier. Pues bien, en El recurso el barroquismo aparece como un exceso del protagonista. El Primer Magistrado se pone pesado cuando se vuelve barroco. En un momento dado llega a decirse a sí mismo: “Cuidado: he vuelto a caer en el idioma florido”. Carpentier usa inteligentemente esa circunstancia para tomar distancia ... tanto de la época en que transcurre la novela ... como también con relación a una característica propia ... logrando así un lenguaje tan pleno de hallazgos, pero así mismo tan sostenidamente inteligible y funcional.

...

La utilización del humor en El recurso es una nueva muestra de la madura eficacia de Carpentier, sobre todo porque le permite construir una novela política que no parece serlo.

...

Desde una perspectiva simplemente literaria, la novela de Carpentier tal vez no sea la mejor de sus novelas , pero como propuesta de novela política, me parece un verdadero paradigma, sobre todo porque cumple una ley que, si bien parece elemental, raramente es observada por el escritor comprometido o militante: la novela que lleva implícita una propuesta política, debe cumplir primero con las leyes novelísticas. Debe existir primero como novela, a fin de que ese nivel cualitativo sirva de trampolín para el salto ideológico. De lo contrario, la propuesta política se volverá frustración y salto en el vacío.”


Publicado por mujermentirayel @ 20:24  | Ejercicios de ?l
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Mujermentira_la mujer
Martes, 23 de junio de 2009 | 22:19
Interesante, lo del barroquismo. Finalmente es una caracter?stica com?n a los dictadores de este lado del mundo (?acaso a todos los dictadores?). El exceso.
Auhm. Quiero leer esa novela, si no no entiendo nada de lo que dice el Benedetti.