Viernes, 27 de mayo de 2016

La música del silencio

Patrick Rothfuss

DEBOLSILLO, Penguin Random House Grupo Editorial

Hace meses leí “El nombre del viento” del mismo autor sobre el cual comento. Tengo entendido que tanto “El nombre del viento” como “La música del silencio” son novelas del ámbito llamado “literatura fantástica”.

El personaje principal de la música del silencio es una  mujer menuda y delicada que se llama Auri. Vive en lugares olvidados, abandonados hace mucho, de una Universidad en la que se desarrolla el nudo de la novela “El nombre del Viento”. Como bien dice el autor de “La música del silencio” en el prólogo del libro, será tal vez difícil entender esta novela corta sin haber leído antes, el menos, “El nombre del viento”.

 Sin embargo, quien tenga imaginación y sensibilidad podrá, creo yo, disfrutar la historia sin conocer el contexto, sin saber previamente quién es Auri  y a quién espera, pues junto a ella, personaje principal de la novela, aparecen muchos otros personajes, para muchos lectores seguramente memorables, aunque todos ellos sean seres inanimados. Pienso que haber logrado que seres inanimados sean auténticos personajes en la trama de la narrativa, es lo que da mérito al libro y lo que puede gustar a muchos de sus lectores.

A mi no me atraen las novelas fantásticas. Me costó mucho terminar el primer tomo de “El señor de los anillos”. Leí completo “El nombre del viento” y valoro el gran logro de Rothfuss al crear personajes memorables de sencillos seres inanimados, pero prefiero las novelas que hablan de las golpeantes realidades que vivimos a diario en esta época que es, tal vez, fin de un ciclo que terminará con un cataclismo ¿ Social? ¿Ecológico? Serán otros quienes lo vivan, pero me gustan las novelas que lo prefiguran.


Publicado por el_trampero @ 16:11
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 24 de agosto de 2014

Fado alejandrino
António Lobo Antunes
Literatura Mondadori, Barcelona 2006

Hace años, cuando estuve asistiendo a unos cursos de escritura en la escuela de Querétaro de la SOGEM (Sociedad General de Escritores Mexicanos), una maestra que dirigía un taller de redacción nos rec omendó la novela “Manual de Inquisidores”, del escritor portugués António Lobo Antunes.

Conseguí la novela y el libro me pareció muy bueno. “Debo leer otros escritos de António”, me dije. Sus libros son caros y difíciles de conseguir en México, pero me encontré una novela titulada “Las naves”. En este escrito António mezcla en un tiempo ficticio, posiblemente el actual, personajes importantes de Portugal de épocas muy diversas. Habla de los reyes que forjaron su nación y los pone al habla con conquistadores portugueses de siglos posteriores, haciéndolos aparecer entre políticos y literatos portugueses casi o sin el casi contemporáneos nuestros. La mezcla y la ironía con que se hablan o se presentan haciendo referencia a la revolución portuguesa de mediados del siglo XX y épocas posteriores  resultó una ensalada imposible de digerir para mis capacidades lectoras. No superé el reto. Terminé el libro pero no entendí nada. Lobo Antunes se me volvió un enigma. Pero un enigma que me despertaba vivo interés, sobre todo después de haber leído una novela tan buena como “Manual de Inquisidores”.

Casualmente encontré hace poco la novela “Fado alejandrino” en un tianguis, en un puesto que vendía herramientas usadas y fierros viejos de varias clases. Estaba en un rincón, casi nueva, en excelente condición física. Una edición de Literatura Mandadori de 648 páginas en solo ochenta pesos mexicanos. No podía dejar pasar la oportunidad y la compré.

Inicié su lectura y de inmediato confirmé que sin duda Lobo Antunes es uno de los mejores escritores vivos. El estilo con que escribe esta obra es sorprendente y maravilloso: Los narradores son cuatro personajes platicando o recordando episodios de sus vidas en una fiesta que luego siguen en una cantina de mala muerte y finalmente en la casa de uno de ellos. Los cuatro fueron soldados de diferentes graduaciones y narran o recuerdan los episodios de sus vidas en completo desorden. Además se mezclan dichos y recuerdos de los cuatro personajes a veces en un mismo párrafo, sin indicaciones precisas de quién narra o recuerda o si hace algún comentario a lo narrado por otro. El reto para el lector es enorme pero lo extraordinario es que Lobo Antunes no se pierde en los diferentes hilos narrativos. Nunca había leído a nadie que con tanta destreza hiciera tal cosa.

Ante un escritor que pueda organizar tal caos sin perderse en él no queda si no reconocerlo como grande. Y muy grande.

La forma de escribir, de narrar, la llamo genial, pero el contenido, lo que António Lobo Antunes cuenta, no me ha gustado nada. Fue tanto mi rechazo a lo narrado que a las 497 páginas dejé el libro, sin acabarlo, a pesar de disfrutar enormemente el estilo y admirar constantemente la habilidad, maestría, elegancia y genialidad del escritor.

Voy a retomar el libro. Pienso terminarlo. Ya haré más comentarios cuando eso suceda.

Y ¿por qué no me gustó el contenido? ¿por qué he rechazado tanto lo narrado? No lo voy a decir: lean ustedes el libro y ya me dirán qué opinan de lo que cuenta Anónio Lobo Antues.


Publicado por mujermentirayel @ 11:12  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 25 de julio de 2014

La brevedad

La brevedad
Augusto Monterroso
Asociación Nacional del Libro, A.C.

Esta colección de 29 obras de Augusto Monterroso es un libro pequeño, 158 páginas de 10.5 por 17 centímetros, que corresponde al vigésimo cuarto volumen de los publicados para su distribución gratuita con motivo del día nacional del libro. Es una edición no comercial, por lo que está prohibida su venta. Debe ser difícil de conseguir. A mí me llegó efectivamente en forma gratuita, regalado por una librería en la que compré otros volúmenes.

Entre los trabajos que comento aparece el conocido popularmente como el cuento más breve escrito en español, sólo siete palabras, titulado “El dinosaurio”. En el periódico La Jornada leí una anécdota narrada por el propio Monterroso. Contaba el escritor que en una recepción fue presentado a una señora de alta alcurnia, que se ufanó de haber leído tal cuento. Cortésmente Augusto le preguntó “¿Y qué le pareció el cuento?” La dama contestó impertérrita “Todavía no sé bien, apenas voy a la mitad”.

El libro dice que contiene 29 obras del autor. Supongo que dice obras porque no se pueden considerar cuentos todos los escritos. Algunos son muy breves, otros no tanto. El más largo ocupa solamente 28 páginas. En todo caso están llenos de un extraordinario buen humor y de mucha sabiduría sobre la vida humana. Todos tienen reflexiones que iluminan con tino diversos aspectos, tanto individuales como sociales, con los que nos encontramos frecuentemente.

No resisto la tentación de transcribir una de las 29 obras. Se titula “El rayo que cayó dos veces en el mismo sitio”. La copio textualmente esperando que ni los herederos de Augusto ni quienes cooperaron para editar el libro se molesten y me vayan a reclamar: “Hubo una vez un Rayo que cayó dos veces en el mismo sitio; pero encontró que ya la primera había hecho suficiente daño, que ya no era necesario, y se deprimió mucho.” Tan breves o más largos, el resto de artículos me gustaron tanto como éste.


Publicado por mujermentirayel @ 18:13  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 24 de julio de 2014

Con casi siete meses de atraso internet me ha traído una muy tiste noticia.

El primero de enero de este 2014 se publicó en el diario digital ElNaviero.com de las Navas del Marqués, España, la muerte de José María Amigo Zamorano, personaje de una enorme calidad humana.

José María Amigo Zamorano y yo nos encontramos gracias al internet y sólo supimos uno de otro a través de nuestras letras, las mías mucho más pequeñas que las suyas. Nos hicimos amigos. El primer contacto lo tuve leyendo uno de sus blogs, titulado “Africano” ( senocri.blogcindario.com) y luego leyendo otros, tales como Iswe Letu (isweletu.blogspot.com).

Sus escritos me gustaron mucho. Compartía sus puntos de vista. Sus opiniones o razonamientos me orientaban o reforzaban mis ideas. Me hice asiduo a sus blogs y a comentar en ellos. Como es sabido, en mis comentarios aparecía la dirección de los blogs en los que por aquel entonces escribía yo también con regularidad, éste en que ahora publico y otro en blogspot.com. Con gran generosidad José María empezó también a comentar en mis dos blogs, llegando a convertirse en prácticamente en el único lector de ambos.

En el 2012, por circunstancias diferentes, dejamos de escribir ambos con asiduidad en los blogs citados. En algún momento él me comentó, vía internet (posiblemente en algún correo o tal vez en algún comentario dentro de algún blog) que su colaboración con el movimiento de los indignados en España estaba haciendo que dejara de escribir en las páginas que antes mantenía.

De vez en cuando yo volvía a entrar a los blogs de José María con la esperanza de encontrar al viejo amigo. Finalmente hoy mismo decidí encontrar una pista del entrañable camarada a través de un buscador. Fue entonces cuando leí la noticia de su fallecimiento, consignada en el diario digital ya nombrado gracias a su gran valía como persona, como escritor, como maestro, como impulsor de proyectos populares y como amigo de muchos aunque no los conociera, como es mi caso.

Sé que él leería estas letras y tal vez sonreiría condescendiendo con mi emoción. Ahora sospecho que nadie leerá lo que escribo en estos blogs, pero es un deber conmigo mismo publicar estas letras.

Un abrazo a tu memoria, estimadísimo camarada. Seguro que muchos te tendrán vivo en sus recuerdos.


Publicado por mujermentirayel @ 22:16  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 20 de octubre de 2013

La chica que soñaba con un cerillo y un galón de gasolina
Stieg Larsson
Traducción de Martin Lexell y José Juan Ortega Román
Ediciones Destino, S,A, Barcelona
Primera edición impresa en México, 2009

Segundo tomo de tres. En este libro Larsson continua el relato de una trama policiaca complicada. Bien armada, sin duda alguna, pero donde la dinámica propia de la trama lleva a su autor a situaciones que yo creo exageradas. Ciertamente no llegan a romper la lógica interna ni de los personajes ni de la trama misma, pero si expone situaciones exageradas y para mi poco verosímiles.

Ciertamente la narración atrapa desde su inicio y el interés por leer el tomo hasta el final no decayó, en mi caso, en ningún momento. Además lo leí con gran rapidez, por la curiosidad de ver qué es lo que sucedía y cómo se resolverían las cosas. Eso me hizo perder de vista otros valores posibles del tomo. La verdad es que extrañé la maestría con que en el primer tomo Larsson expuso realidades escondidas pero seguramente certeras al seno de muchas capas de los mundialmente poderosos en lo económico. En este tomo el autor trató las realidades de otras capas de la sociedad, pero ni de lejos logró, según mi impresión después de la primera lectura –y hasta ahora la única– la profundidad y la certeza que logró en el primer tomo.

Sigue apareciendo en este tomo el conflicto ético periodístico, igualmente muy bien tratado, pero sin una profundidad similar a la del primer tomo. Como que la trama policiaca devoró casi todo lo demás. Al menos esa es la impresión que me quedó, tal vez por haber hecho una mala y exageradamente rápida lectura del tomo dos.

Pensando que el tomo tres volverá a ser más novela policiaca que otra cosa todavía no me decido a iniciar su lectura.

Escrito lo anterior reparo en que en este tomo ganan terreno las descripciones psicológicas de algunos de los personajes, asunto que ya aparece bien tratado desde el primer tomo, pero que en este ocupa más al autor, cosa que hace, por cierto, muy bien.


Publicado por el_trampero @ 8:18
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 18 de octubre de 2013

Los hombres que no aman a las mujeres
Stieg Larsson
Traducción de Martin Lexell y José Juan Ortega Román
Ediciones Destino, S,A, Barcelona
Primera edición impresa en México, 2009

Un buen libro. Nos cuenta una historia que continúa en dos volúmenes más.

Fundamentalmente es una novela policiaca, cuya trama en este tomo no deja fisuras.

Las primeras ochenta páginas son una introducción para construir la personalidad del protagonista, cosa que hace muy bien el escritor. Por cierto, para mi, lo mejor del libro es la gran fidelidad del autor para con sus personajes, muy bien definidos, dibujados poco a poco con una gran riqueza y muy complejos, pero actuando siempre conforme a ellos mismos. Eso lo digo no solamente referido al protagonista principal y una misteriosa chica que poco a poco gana el papel protagónico femenino central. Poco a poco van apareciendo personajes importantes también muy bien delineados y siempre congruentes con ellos mismo. Algunos de los personajes tienen actitudes y se comportan sorpresivamente, pero previamente Larsson dejó pistas que hacen congruente el comportamiento de tales personajes, pero tan sutiles que, en mi caso, no me permitieron adelantar tale sucesos. No hablo de dos o tres figuras, sino tal vez de ocho o diez, lo que da una gran riqueza al libro.

Tal vez el tema central para el autor haya sido la trama policiaca, que se va configurando poco a poco y que son más bien tres asuntos que se entreveran y que finalmente se resuelven magistralmente. Aunque el libro deja claramente sentado que la historia puede continuar, y que efectivamente continúa, todo tiene una resolución congruente y se puede considerar que el libro queda completo, con un fina propio, aunque abierto a una posible continuación.

Si el tema central para el autor fue lo policiaco, cosa que no podemos saber con este solo tomo, hay otros temas fundamentales en la novela que personalmente me interesaron más y que, posiblemente hayan sido la finalidad del escritor, que usó la trama policiaca para plantear estos dos temas de mayor trascendencia. Me refiero al conflicto ético que plantea el periodismo y a la descripción de amplias realidades sociales acuciantes en la actualidad, presentes en los países considerados de los más avanzados del mundo, no por el propio Larssen, sino por muchos en este antes llamado tercer mundo desde el que yo leo.

El tema de la descripción de comportamientos usuales en las capas empresariales económicamente más poderosas me resultó muy interesante. Aunque describe un caso ficticio y por tanto improblable que suceda algo igual, estoy seguro que la descripción de las líneas generales de lo que muchas veces pasa con esas capas sociales es muy acertada. Eso par mi es un gran acierto en el libro y le da un gran valor e interés.

El otro tema me fue más interesante: los problemas éticos que plantea el periodismo. Para mi, tanto como la trama policiaca, me mantuvo atento este problema, presente durante todo el tomo y que Larsson resuelve, a mi modo de ver, en forma por demás correcta, dejando claramente sentados importantes interrogantes sobre un tema que según sea abordado, desde la ética particular de cada quien, estuvo bien o mal resuelto el caso. Esto es que Larsson no pontifica sobre lo correcto o incorrecto. Resuelve los dilemas en congruencia con sus personajes y expone el caso. Nada más. Eso fue, tal vez, lo que más me gustó del libro.


Publicado por el_trampero @ 20:41
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 22 de junio de 2013

Agustín Yañez
Editorial Porrúa
México, 2008

La novela describe magistralmente la sociedad de un pequeño pueblo aislado, dominando por el fanatismo religioso, al que empiezan a llegar los vientos del cambio que ya se había operado al inicio del siglo XX en la ciudad de México y algunas otras del país, cambios notables en el comercio, la actividad industrial, el estudio y el conocimiento de las entonces nuevas corrientes de pensamiento filosófico y científico.

Los políticos conservadores y el cura del lugar, éste último con un dominio sobre costumbres y conciencias casi absoluto de muchos años, ven con preocupación cómo los jóvenes que han salido del pueblo, aunque sea a los estudios eclesiásticos del seminario, cuando regresan vienen cambiados y con visiones que contradicen su dominio.

Junto a las costumbres sociales y a las ideas más abiertas en el ámbito del conocimiento científico, llegan noticias de los levantamientos revolucionarios de principio del siglo. Finalmente el movimiento de la revolución mexicana queda en el pueblo como un simple rumor atemorizante y la novela termina narrando tragedias circunscritas al propio pueblo, motivadas por el choque de las ideas conservadoras y los aires nuevos que no son propiamente los de la revolución sino los previos a la misma.

La descripción de la sociedad cerrada de un pueblo aislado es admirable. A las resistencias al cambio Yañez les da la dimensión que seguramente tuvieron. La novela termina, como ya dije, antes de que llegue algún movimiento revolucionario a la población. Ahora sabemos que a pueblos tan cerrados y alejados como el descrito, la revolución mexicana no llegó durante su etapa armada.


Publicado por el_trampero @ 8:24  | General
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 20 de junio de 2013

Temóchic
Heriberto Frías
También presté el libro
Por eso no reporto editorial

Son muchos los autores que consideran esta obra como una novela de la revolución mexicana. Yo digo que no lo es. Está bordada sobre un hecho histórico que se considera justamente uno de tantos antecedentes de la revolución, pero mi opinión es que no trata de ningún aspecto relevante de movimiento revolucionario que surgió casi 20 años después de los sucesos de Temóchic.

Temóchic es una población del estado de Chiuhuahua. A fines de siglo XIX era una pequeña población de rancheros dedicados a la cría de ganado. Hubo un fuerte conflicto religioso con un cura recién llegado y la historia dice que el mismo Porfiro Díaz mandó castigar ejemplarmente al poblado, que seguramente ya tenía antecedentes de rebeldía contra el gobierno federal. El ejército entró al poblado y exterminó a sus habitantes, hombres mujeres y niños, después de una defensa encarnizada de todos los que podían disparar, que no pasaban de 150. Finalmente el ejército quemó la iglesia con todos los ancianos, mujeres y niños que se habían refugiado en ella.

El autor de la novela, Heriberto Frías, fue uno de los mil quinientos soldados del destacamento que atacó Temóchic. Pudo hacer una descripción vívida de lo ocurrido y ese es el valor de la novela.

El estilo es sencillo y el lenguaje limpio y bien usado. Desgraciadamente la edición que leí no está bien cuidada y tiene muchas fallas, cambia letras y hasta palabras y se encuentran hasta uno que otro error ortogáfico, pero nada de eso se le puede achacar al autor. La trama de la novela es simple. Heriberto introduce una historia de amor que no pasa de anécdota y que sin ella el libro no perdería nada de su interés. Considero la novela una obra menor y no puedo llamarla novela de la revolución mexicana.

Frederich Katz apunta que el hartazgo de la población de Chihuahua motivado por la imposición de autoridades, tanto civiles como religiosas, fue una de las causas principales del levantamiento general de la población del estado. La novela Temóchic nos narra un caso, pero yo llamaría novela prerevolucionaria a la que nos narrara la generalidad de los mismos y no un caso aislado, por impactante que sea.


Publicado por el_trampero @ 17:52
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 27 de mayo de 2013

El luto humano
José Revueltas
(No reporto editorial porque presté el libro y no la recuerdo)

Novela considerada como de la revolución mexicana. Es un libro magistralmente escrito. Todo sucede en dos o tres días, durante los cuales los principales personajes recuerdan partes importantes de sus vidas.

Algunos de esos recuerdos son efectivamente de la revolución, tanto durante la lucha armada como sucesos que fueron resultado directo de la misma.

También se narran recuerdos de la lucha cristera y de la difícil vida de los marginados del campo.

Me queda claro que ningún libro podrá narrarnos todos los aspectos de algo tan complejo como la revolución mexicana. Revueltas eligió narrar sucesos trágicos.

A la fecha he leído, con éste, cuatro novelas que tratan temas de la revolución mexicana: La Muerte de Artemio Cruz, Gringo Viejo, Los de Abajo y el Luto Humano. De “Gringo Viejo” recuerdo poco: describe más bien aspectos sicológicos de dos personajes marginales y habla poco de la revoución. Los otros tres libros dan una visión muy pesimista de la revolución: Artemio Cruz entra a la lucha casualmente pero se encumbra, tanto social como económicamente, mediante la corrupción, el engaño y la violencia. Los de Abajo, dejan ver el desencanto de su autor, Mariano Azuela. Azuela es un escritor iluso que en su juventud esperó seguramente la resolución definitiva de la injusticia humana, casi mesiánica, surgida de un movimiento social amplio como lo fue la revolución mexicana. En su novela describe personajes desilusionados, finalmente derrotados, no solo como revolucionarios armados, sobre todo como pesonas. Los protagonistas pertenecen a lo que en las primeras décadas del siglo veinte se podría llamar “clase media”.

El Luto Humano, nos muestra la visión de un comunista, José Revueltas, al que seguramente le hubiera gustado una revolución socialista que acabara con el capitalismo en México. Sus personajes son “de más abajo” que los de Mariano Azuela. Tienen una vida y una muerte trágica, sin esperanza. La estructura y el lenguaje de la novela son admirables. Vale la pena leer el libro.


Publicado por el_trampero @ 18:37
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 26 de mayo de 2013

Retornamos como sombras
Paco Ignacio Taibo II
Ediciones Destino, 2002, Barcelona

El año dos mil doce lo inicié decidido a escribir más que a leer. Fue el año en que pensé dar unidad a más de cien escritos fragmentarios, piezas de un rompecabezas que no sé si podré armar algún día.

¿Cómo armar el rompecabezas para convertir ciento treinta y tantos escritos fragmentarios en un escrito unitario? es una pregunta a la que todavía no le encuentro respuesta. He intentado varios métodos, pero al inicio de 2012 esa pregunta era para mi la de solución más urgente. Recordé entonces el libro que comento de Paco Ignacio II, que tiene capítulos muy breves, a veces de menos de una cuartilla. Lo releí.

Cuando hace años leí por primera vez “Retornamos como sombras” todavía no reseñaba los libros que leía o todavía no lo hacía en este blog. Si tuviera a la vista una reseña anterior simplemente la subiría aquí.

Dice Paco Ignacio que la novela es un homenaje a “Veinte Años Después”. Retornamos como sombras narra las historias de cuatro amigos que son protagonistas en “Sombra de la Sombra”, cuya trama se desarrolla veinte años antes. En "retornamos" uno de ellos está en un manicomio, la Castañeda, famoso en el México de los cuarenta. Dos más viven en la ciudad de México, aunque ya no se ven con frecuencia. El cuarto trabaja en la construcción de una carretera en la selva de Chiapas.

La novela resulta interesante atendiendo a varios aspectos. Hay una serie de historias que se relacionan y entre todas forman una trama policiaca en torno a sucesos relativos a la segunda guerra mundial, a Hitler, a sus manías, a las fantasías esotéricas nazis y al racismo de hacendados alemanes cafetaleros con latifundios en Chiapas.

La estructura de la novela me resultó nuevamente muy interesante, pues efectivamente está escrita a base de retazos narrativo breves, que dan una visión completa de la historia descrita. Técnica fácil de reseñar, difícil apropiarse de ella, en la que Taibo es maestro desde hace tiempo y que en este libro lleva a extremos notables.

La descripción de algunos aspectos políticos de la época y lo narrado sobre Ernest Hemingway son joyas importantes en el collar narrativo.

Finalmente, algunas reflexiones de PIT II, puestas en la boca de uno de sus personajes, me impresionaron fuertemente. Transcribo una de ellas: “La novela, como la realidad real, como las historias que todos sabemos y como las historias que siempre nos suceden, está llena de paréntesis, agujeros, elipsis que bailan saltando de un lado a otro sin quererse concretar, sin voluntad de explicarse."


Publicado por el_trampero @ 9:10
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 24 de mayo de 2013

Un año y tres meses sin escribir aquí. Las trampas para cazar letras hace rato no funcionan.

¿Por qué están rotas y abandonadas en un rincón?

Es tiempo de recomenzar la caza. Otras piezas fueron atrapadas en cotos lejanos, pero hayan sido lecturas hechas por estudio o por el simple placer de hacerlas, bien hubiera sido seguirlas reportando. De los pocos libros leídos durante este año y meses solamente comentaré dos o tres, nada sobre las lecturas o escritos que trataron pedagogía y política. Este es un coto de caza, no matadero para reses o borregos mansos.

Quién es res, borrego o pieza para la caza, quede a criterio del lector curioso, que los hay muchos, pero que tal vez no lleguen a este prado.


Publicado por el_trampero @ 12:38
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 05 de febrero de 2012

El Oro del Rey
Arturo Pérez-Reverte
Alfaguara, 2000

Sin ningún libro esperando lectura en mis estantes ni cajones y a punto de terminar 2011 tomé de entre los ya leídos esta obra de Pérez-Reverte. Libro de espadazos y aventuras, bien escrito. Fiel a sus personajes el autor mantiene sus personalidades, pero en esta obra añade poco a las mismas, salvo en el caso de uno de ellos, el narrador, que ha ido creciendo conforme avanza el tiempo en que se desarrollan las aventuras narradas. Cuando ya estaba terminando este volumen uno de mis hijos me prestó la más reciente obra sobre el capitán Alatriste: El Puente de los Asesinos, publicada en México hacía apenas unos días. Estando ya en vacaciones de fin de año leí tal obra en tres días. La comento en la siguiente entrada, aunque muy brevemente para no prejuiciar a ningún posible lector. Terminando El Puente de los Asesinos decidí leer nuevamente un libro de esa serie, el que menos me había gustado hasta la fecha, cuyo título es “El Caballero del Jubón Amarillo”. Al comentar esta última obra escribiré algo sobre la serie completa que se me ha ocurrido a penas hace dos o tres días.


Publicado por el_trampero @ 9:09
Comentarios (1)  | Enviar

Grandes  ideas de la ciencia
Isaac Asimov
Historia de la ciencia, Alianza Editorial
Madrid. Sexta reimpresión 2006

Obra de divulgación científica. Hace un mes empecé a leer otra obra de divulgación científica de Carl Sagan. No reporté el libro en este blog porque sólo lo empecé a leer. Leí nada más dos capítulos, pues el tema no me interesó: trataba de mitos,  leyendas, suposiciones seudociétíficas y, aunque con gran respeto, descubría sus inconsistencias. Hago referencia al libro de Sagan porque comparado con el de Asimov me permite hacer notar que Sagan escribe en forma muy amena y Asimov, en la obra que comento es muy austero; muy exacto, sí, por momentos creo que demasiado complicado  para una obra de divulgación; aunque suficientemente elemental para que lo entendamos los no expertos, a veces muy complejo en sus exposiciones. Sé que Asimov es uno de los escritores más prolífico en obras de ciencia ficción; seguramente en esas obras es muy ameno. El libro que comento es bueno pero creo que serán pocos los que se dejen atrapar por su lectura.


Publicado por el_trampero @ 9:05  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 30 de diciembre de 2011

Soldados de la Noche. Historia de la resistencia francesa
David Schoenbrun
Biblioteca del oficial mexicano, 1990. Secretaría de la Defensa Nacional, México.

La obra es un estudio histórico de la resistencia francesa en la segunda guerra mundial. Empieza narrando el inicio de la segunda guerra y la traición y entreguismo del gobierno de Vichy. Asienta que desde el comienzo de la ocupación alemana nace en el norte de Francia la resistencia, al principio entre los intelectuales del Museo del Hombre. En el sur, a partir del armisticio firmada separadamente gobernado por los peones franceses de los alemanes, encabezados por el mariscal Pétain, también nace la resistencia rápidamente.

Con una narración ágil y sumamente interesante, que a ratos parece novela, el autor va asentando los datos históricos de los que dispone, que son muchos, para al final dejar una visión muy completa de la Resistencia Francesa, hasta que ésta determina en gran medida la toma de París por los aliados. El autor acaba narrando cómo de Gaulle, que durante los últimos años de la guerra logra que la mayoría de la Resistencia lo reconozca como jefe y aun quienes no le tuvieron simpatía acepten que encabece a toda la Resistencia unida, no les da a los resistentes el reconocimiento que ellos esperaban. En cambio el historiador, sin ninguna reticencia, hace ver el papel tan importante que todos los resistentes tuvieron durante la guerra y si es cierto que el libro tiene muy pocos datos sobre los comunistas que actuaron sobre todo en el norte ocupado, Schoenbrun resalta que sin duda fueron ellos uno de los contingentes más numerosos y mejor organizados entre los grupos resistentes.


Publicado por el_trampero @ 8:15
Comentarios (1)  | Enviar
Martes, 20 de diciembre de 2011

Limpieza de Sangre
Arturo Pérez-Reverte
Alfaguara, 1998

Otra relectura. Ahora sólo por el gusto de leer algo más del capitán Alatriste. Este segundo libro de la saga fue el que menos me gustó la primera vez que lo leí, tanto que otros, como El Sol de Breda, los he leído varias veces y este no había vuelto a tomarlo. Esta relectura me resultó muy placentera pues descubrí que en este libro, a diferencia de los otros cinco, las aventuras no ocupa tanto espacio. Tal vez por eso la primera vez no lo aprecié, le faltaba acción. Ahora vi con claridad que es aquí donde mejor describe, a más profundidad, la personalidad del capitán Alatriste. En este volumen se definen con mucha claridad las personalidades no solo del Capitán, sino de muchos de los demás personajes de la saga: Guadalmedina, Malatesta, Iñigo, el mismo Quevedo como lo ve Arturo y que está seguramente muy apegado a la verdad histórica de cómo era, y hasta el conde de Olivares don Gaspar de Guzmán quedan muy bien descritos y con una personalidad bien definida y consecuente en toda la saga, al menos hasta lo que se conoce de ella (ya he leído los siete volúmenes publicados, incluido el más reciente: El Puente de los Asesinos, que comentaré en breve).

 


Publicado por el_trampero @ 11:27  | Ejercicios de ?l
Comentarios (1)  | Enviar
Lunes, 05 de diciembre de 2011

Viaje a Rodrigues
J.M.G.Le Clézio
Editorial Norma S.A. para La otra orilla, diciembre de 2008

 Llevaba tiempo queriendo leer algo de J.M.G. Le Clézio, pero en las librerías de la ciudad de Querétaro –donde yo vivo– había pocos libros de Le Clézio en español y ninguno de los dos o tres títulos en existencia me llamaban la atención. Sucedió así que a mediados de noviembre del presente, no teniendo nada que leer decidí comprar algún buen libro y me encontré con dos de Le Clézio que no había visto antes: Diego y Frida, que trata del amor de Diego Rivera y Frida Kalho y Viaje a Rodrigues por el que al final me decidí. La lectura fue un agradable descubrimiento. Ciertamente  no es fácil leer a Le Clézio, al menos en este libro, pero escribe realmente muy bien. Sus descripcione hicieron sentirme en los escenarios que describe y me comunicaron un enorme deseo de visitar la isla que describe, pues Rodrigues es eso, una isla ubicada al sur del Oceáno Índico, bastante aislada, por cierto.

Conforme avanzaba en la lectura tenía la impresión que Le Clézio hablaba de él mismo. Poco después supe que el mismo autor define el libro como su segundo escrito autobiográfico, pero tanto el primero como éste, los únicos autobiográficos según Le Clézio, el mismo autor los ubica como novela. La verdad es que, además de estar muy bien escrito el tema del libro me pareció sumamente interesante, pues desde mi punto de vista el tema se refiere a la búsqueda del pasado como base del presente, a la propia búsqueda como un fin en sí mismo, no siendo lo más importante  lo que se busca, sino el hecho de buscar, e introduce además unas interesantísimas reflexiones sobre los lenguajes que puede haber basados en signos no fonéticos, pero capaces de comunicar cosas que el mismo lenguaje hablado no podría comunicar.

Al terminar la novela hice el firme propósito de leer otro libro del mismo autor. Empezare a buscarlo.


Publicado por el_trampero @ 16:33  | Ejercicios de ?l
Comentarios (1)  | Enviar
Domingo, 04 de diciembre de 2011

Los Juegos del Hambre
Suzanne Collins
Océano Travesía, México 2009

Como anoté en la entrada anterior sentí la necesidad de leer esta novela por ser una de las que leen muchos de los jóvenes que son mis alumnos.

Hace un poco más de tres años leí, por la misma razón, “Crepúsculo” de Stephenie Meyer. Comenté algo en este mismo blog. Crepúsculo no me atrapó; solamente leí hasta la mitad, el resto lo sobreleí en diagonal.

No me pasó lo mismo con “Los Juegos del Hambre”. Lo leí completo, aunque en sólo dos días.

Es una novela bien escrita, para jóvenes. La historia es lineal y sin complicaciones literarias. Tiene uno que otro salto al pasado para recordar acontecimientos importantes. Aunque la historia es completa y con muchas derivaciones, su lectura es sencilla, adecuada pues para lectores no muy avezados. Aunque el tema es futurista y a ratos sumamente fantacioso, aceptada la premisa inicial la lógica interna es correcta y lo contado resulta creíble. Es una novela de acción y aventuras con ligeros toques románticos que anuncian tal vez crecimiento en los dos libros siguientes, con los que se forma la historia completa, según tengo entendido.

Sin embargo lo que me gustó del libro es la dosis de rebeldía y dignidad que encierra. No es que estas dos cualidades sean el objetivo de la novela, escrita, supongo, para entretener, divertir y dar lecturas amenas a la juventud actual, pero sí, voluntaria o involuntariamente la novela tiene un fuerte sustrato compuesto por esas dos virtudes: dignidad y rebeldía ¡Bienvenido el libro para los jóvenes que acompaño en su educación!


Publicado por el_trampero @ 19:45
Comentarios (1)  | Enviar

El Capitán Alatriste
Arturo Pérez-Reverte
Punto de Lectura

Aunque no sea razón de los escritos de este blog, consigno aquí el hecho de que en la escuela en que trabajo –que cuenta con secundaria y bachillerato– se inició hace unos dos meses una campaña permanente de lectura. Se pidió a los maestros de las tres primeras clases del día que sacrificaran cinco minutos de su clase cada uno y se han reservado así quince minutos diarios para que todo el alumnado no haga más que leer el libro que desee durante ese tiempo. Con ello volvió a surgirme la pregunta que desde hace tiempo me vengo haciendo: ¿Qué leen los jóvenes de los doce a los diez y ocho años actualmente? En la búsqueda de la respuesta le pedí a una alumna de doce años, de primero de secundaria, que me prestara uno de los libros de moda entre los chicos de doce a diez y ocho: “Los Juegos del Hambre”. Accedió gustosa. Entre los alumnos existe la costumbre y los maestros pretendemos alentarla, de intercambiar los libros que leen; en ese tenor le pregunté a la señorita si quería que le prestara algún libro a cambio y ante su respuesta afirmativa me surgió el problema. No tengo libros para jóvenes, o más bien no sé si los tenga; la única serie de libros en que pensé fue en la saga del Capitán Alatriste, pero tengo mis dudas sobre qué tan aptos sean para jóvenes de doce años: el lenguaje es muy elevado y ...

Por eso, llegando a casa tomé el primer volumen de la saga y lo leí de un tirón. Me siguen asaltando dudas, pero uno de mis hijos afirma que los chicos de doce años que sí leen ya tuvieron acceso a libros con más dificultades que las que plantea Pérez-Reverte, que sí le puedo prestar el libro, que al fin de cuentas si le resulta muy difícil por el lenguaje dejará de leerlo y no pasará nada más.

Por otro lado nuevamente el libro me pareció muy bueno: el lenguaje es usado con gran precisión, maestría, elegancia y belleza y la construcción de los personajes es excelente. Se podrá estar o no de acuerdo con la España que se describe y con las opiniones sobre la misma, pero los personajes son vívidos y totalmente creíbles y muy consistentes consigo mismos. Entiendo que probablemente tanto a izquierdas como derechas españolas no les gusten las opiniones y la visión que Pérez-Reverte tiene sobre España –o sobre la España de aquel entonces–. A la nobleza, a sus herederos y coláteres actuales porque los nobles y su cauda de los inicios del siglo XVII quedan muy mal parados en el libro, pero tampoco se hace una condena al sistema total ni menos se propone algo que lo pudiera reemplazar. Pero lo que se pinta queda claro y muy bien relatado para los que no somos españoles.


Publicado por el_trampero @ 19:42
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 25 de noviembre de 2011

Parte de Guerra
Julio Scherer, Carlos Monsivais
Editorial Nuevo Siglo Aguilar 1999

El libro tiene tres partes. En la primera el periodista Julio Scherer García hace bien su trabajo. Narra cómo logró conseguir una serie de documentos importantes sobre el movimiento del 68 en México y reconstruye las condiciones sociales y políticas donde se dan los sucesos. Su trabajo es limpio y claro pero solo muestra lo que ya se sabe desde hace tiempo: la tozudez y miopía del régimen político de aquellos años.

La segunda parte la constituye la opinión escrita por uno de los involucrados, que en 1968 ocupaba la Secretaría de Guerra, y por una serie de partes de guerra que un subordinado estuvo mandándole en los días previos al dos de octubre y también ese mismo día. Tanto el escrito del general García Barragán como los partes oficiales muestran, al fin de cuentas, lo mismo que se deduce de la primera sección del libro.

El tercer apartado del volumen me parece que vale el libro y está constituido por un análisis del movimiento que hace Carlos Monsivais. Desde luego Monsivais no es ni comunista ni marxista; ciertamente tampoco es anticomunista y siempre mostró sus simpatías hacia los movimientos y revoluciones populares, aunque al final terminó criticándolos, siendo el caso más notable el de la revolución cubana, que apoyó decididamente durante mucho tiempo y finalmente la condenó como dictadura, pero, la verdad, sin mucha virulencia. Aunque yo había leído poco de Monsivais, por la postura que acabo de mencionar no era un autor que buscara leer. Sin embargo, algunos de sus artículos periodísticos realmente me gustaban por su chispa y por el extraordinario manejo del lenguaje que, con gran habilidad, retorcía para resaltar los aspectos que pretendía ridiculizar, lo que hacía con maestría y sobrada razón. El análisis que Carlos Monsivais hace del movimiento mexicano del 68 me sorprendió gratamente. Además de que la forma en que escribe es ágil e ingeniosa y que el uso del lenguaje me pareció excelente, el hecho de que ponga en el centro de los acontecimientos de junio a octubre de aquel 1968 la movilización estudiantil como la protagonista fundamental de lo sucedido y como lo indudablemente mejor que se dio entonces me pareció muy acertado. Lo importante, según Carlos, de los sucesos todos no es lo que se dijo, ni los fines expresos que se buscaban, ni mucho menos los planteamientos del gobierno al que muestra y demuestra como torpe, miope y represor. El éxito de los estudiantes y de la sociedad del Distrito General que los apoyó, según Monsivais, fue que se movilizó y la forma en que lo hizo, para buscar espacios de libertad, que por momentos armó con una gran y alegre creatividad demostrando una gran potencialidad y lucidez. Ese enfoque lo encuentro por primera vez y, entre muchos otros es el que me parece más adecuado, incompleto sí, seguramente, pero que señala acertadamente lo mejor del Movimiento Estudiantil del 68 en México.


Publicado por el_trampero @ 12:04  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 24 de noviembre de 2011

El Cuento de la Isla Desconocida
José Saramago

Tengo una compañera maestra a la que aprecio mucho. Durante un buen tiempo fuimos integrantes de un círculo de lectura que recuerdo con agrado. En ese círculo teníamos la costumbre de proponer, cada vez que nos reuníamos, un libro para leer todos y comentarlo en la siguiente reunión. Dos de los integrantes del círculo proponíamos con frecuencia alguna novela de Saramago, pero otros integrantes nos llegaron a decir que sólo leerían a Saramago cuando yo leyera El Quijote. Una de ellas era la maestra a la que hago referencia al inicio de este comentario. Hace poco le dije a mi compañera de trabajo: “Me gustaría prestarte un libro que tal vez te reconcilie con Saramago”. Pensaba en “El Cuento de la Isla Desconocida”. La maestra aceptó el préstamo; llegué a casa, busqué mi ejemplar del cuento y lo abrí por simple costumbre de iniciar o continuar la lectura del libro que tomo; me senté y volví a leer el cuento de un tirón. Realmente el libro me gusta mucho. Me atrevo a decir que es una pequeña obra maestra: ironía, sueños, ideales, constancia, determinación, romance y amor; todo eso en unas pocas páginas en una mezcla armoniosa, ligera en la forma, con profundidad en las metáforas, ágil en su ritmo y viendo siempre hacia un futuro esperanzador.

Como aún no me regresan el libro prestado, no anoto la editorial, pues no la recuerdo.

 


Publicado por el_trampero @ 14:29  | Ejercicios de ?l
Comentarios (0)  | Enviar